domingo, 4 de julio de 2010

Se llama Muláhel

SE LLAMA MULÁHEL

Ato a mi muñeca el delicado
lazo blanco y una melodía
aparece, velozmente a mi lado
algo más bello que el fresco día.

Noble animal, serio, callado,
me ve, quieto, ¿estudios de espía?
¡Es gris, agudo, ágil y honrado!
Hace su papel de oficio de clerecía.

Olfatea, me mira ¡eh, ahí se ha colado!
¡Calla, preciosidad! ¿Mis padres qué dirían
si ven lobezno aquí? ¡Ha aullado!
Me da miedo... Bah, desde ahora, ellos me gustarían.

Lleva algo del cuello colgado.
Medallón de plata, y ¿quién escribiría
ahí su nombre? Muláhel está llamado.
¿Y ahora qué? Si le hablo... ¿Caso me haría?

Me olisquea, se sienta ¿le he gustado?
Ladra y me doy cuenta de que me protegería
aquel fuerte lobo, que ahora tranquilizado
sacaba la lengua y conmigo siempre estaría.

¡Hola, Muláhel! Saludé. ¡Ha contestado!
No hace falta entrenarle, caso me haría
cuando mi voz oiga. Se ha levantado
y me propongo, que jamás mal le cuidaría.

ALBA LOBERA VALLEJO.

2 comentarios:

  1. no tengo palabras,son realmente maravillosos.

    ResponderEliminar
  2. siiii realmente maravilloso, con tu permiso lo copio.
    saludos.

    ResponderEliminar

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?