miércoles, 31 de marzo de 2010

Maldito interesado

¡Ay, oscuro abismo!
¡Llanto ensordecedor!
¡Lágrimas carmesíes!
¡Gritos de puro coraje!

Todo lo que yo sufrí,
todo lo que yo pasé,
todo fue un sinvivir,
todo por lo que enloquecí.

Era capaz de a indefensos gatos salvar,
de una lengua muerta hablar,
de cualquier cosa probar,
de a gente por ti asesinar.

¡Ay, oscuro abismo!
¡Llanto ensordecedor!
¡Lágrimas carmesíes!
¡Gritos de puro coraje!

Aprovechaste tú, tan espabilado
las hechizantes cadenas de la posesión,
transformando mi vida en un laberinto malhadado
de sempiterno final y fuerte desesperación.

Vívia en una prisión,
sus barrotes eran puro diamante,
saciando tus arrebatos de pasión
preguntándome si había algún amante.

Púdrete en el infierno
maldito interesado,
yo no sufriré el castigo eterno
no me importa haberte matado.

No creo a conocidos restantes
no me importan sus mentes maduras
de camino iré al manicomio de antes
y seguro cometeré las mismas locuras.

ALBA LOBERA VALLEJO.

Pareados Emparejados

PAREADOS EMPAREJADOS

Un poema he de hacer
y no se me ocurre qué poner.
Llevo ya borrados
tres versos anteriormente creados.

Me va a entrar la depresión... ¡Ayudadme, cacho vagos!
Es broma, es broma, esto no es despectivo.
Quiero hacer algo perfecto, digno de halagos.
Dios mío, ¿y ahora qué hago? ¿Y qué escribo?

Ja, ja, ja... ¿A que os habéis reído?
Pues ¡hala! ya no sigo.
Me gusta este poema, lo conservaré.
Y al que diga lo contrario, ni le miraré.

ALBA LOBERA VALLEJO