domingo, 23 de enero de 2011

El diario de Ana Frank

Nota, Alba-CM: Hace poco, me mandaron leer en el colegio este libro para un examen. Desde siempre he sentido curiosidad por su contenido, pero nunca me he planteado el comprármelo.
Sin embargo, ahora puedo afirmar que me lo he leído de cabo a rabo. Y más de dos veces, porque me parecía un "diario" muy extraño, principalmente, porque había algunos escritos que, en mi opinión, no son muy adecuados para una niña de 13 años... Y, en unas páginas, algunas expresiones se contradecían con otras.
Bueno, resumiendo: decidí investigar un poco por Internet, ¡y esto he encontrado!
A ver qué os parece.



La falsificación literaria más grande del siglo XX

Por: Grupo de Estudios RT 791

El denominado Diario de Ana Frank es el punto más sensible de lo que constituye una auténtica "industria de la lástima", que gira en torno del mito del "holocausto". El contraste de la imagen inocente e infantil de la protagonista, frente a sus intrínsecamente perversos captores, ha convertido a esta obra no sólo en un best-seller mundial (con innumerables ediciones, traducciones, teatralizaciones y adaptaciones cinematográficas), sino además en otro muro de los lamentos, donde toda refutación sobre la veracidad del "holocausto" es respondida con una bien estudiada campaña de histeria y sensiblería.

El historiador británico de renombre mundial, David Irving, el ex profesor de la Universidad de Lyon 2 (Francia), Robert Faurisson, y el estudioso austriaco nacionalizado sueco, Ditlieb Felderer, han demostrado públicamente hasta el cansancio la falsedad de los pretendidos manuscritos que se atribuyen a una niña judía llamada Ana Frank, fallecida por una epidemia de tifus en 1944 en el campo de Bergen Belsen.

Según se dice, el comerciante judío Otto Frank de la ciudad de Frankfurt (Alemania), huyo junto a su familia en 1933 a la ciudad holandesa de Amsterdam, debido a la llegada de Hitler al poder. Cuando durante la II Guerra Mundial los alemanes ocupan Holanda, los Frank deciden refugiarse en un escondite para salvarse de la "persecución nazi". En 1944, toda la familia es arrestada y deportada por la GESTAPO, siendo el único "sobreviviente" Otto Frank, quien fue enviado a Auschwitz, donde en vez de ser "gaseado", es hospitalizado a causa de una enfermedad. Terminada la guerra, Frank retorna a Amsterdam donde le entregan los originales del Diario y publica su primera edición holandesa en 1947.

En la presente nota, pondremos a consideración del lector los principales argumentos y dudas que existen acerca de la autenticidad y veracidad de lo contenido en dicho Diario. Es importante señalar que el mismo siempre ha sido empleado como el más eficaz golpe bajo de la propaganda sionista contra el Nacionalsocialismo alemán.

Pruebas y Fundamentos

En un artículo del investigador Enrique Aynat Eknes, publicado en la revista española Revision, encontramos los principales argumentos que aquí citaremos. Destaquemos que este trabajo de Eknes tiene como base el excelente libro de Dietleb Felderer titulado "Anne Frank's Diary, a Hoax" ("El Diario de Ana Frank, una mentira"). Nos detendremos en primer lugar en análisis externos del manuscrito, para luego introducirnos en el texto propiamente dicho.
Ante todo, se debe saber que el estudio que un historiador hace de un documento, como puede ser un diario personal, se realiza con mucho detenimiento, con una pormenorizada descripción de sus características externas tales como tamaño, tipo de papel, cantidad de hojas, cantidad de páginas escritas, espacios en blanco, elemento de escritura, encuadernación y múltiples detalles más. Todo ello permite verificar -entre otras cosas-, si realmente fue redactado en el tiempo y lugar que se le atribuyen, y no caer ingenuamente en un fraude. Este minucioso trabajo, verdaderamente científico, es lo que nadie, hasta la llegada de los revisionistas, había efectuado con los documentos vinculados a los hechos de la Segunda Guerra Mundial.

Respecto del llamado Diario de Ana Frank es necesario saber que:

1. Con significativa obstinación, Otto Frank (fallecido en 1980), siempre se negó a que el manuscrito fuera sometido a un análisis exhaustivo a los efectos de verificar su autenticidad.

2. En 1980, a consecuencia de un juicio contra Ernst Roemer -un jubilado de setenta y seis años que se atrevió a negar la autenticidad del Diario-, la Caja Alemana de Defensa Legal logró a pedido del Dr. Rieger que el Departamento Criminal Federal sometiera a análisis los textos y contrastó que parte de los mismos habían sido escritos con bolígrafo, invento introducido en 1951, es decir, cuanto menos siete años después de la muerte de Ana Frank.

3. Sin embargo, ya veinte años antes, en 1960, la perito calígrafa Minna Becker había dictaminado judicialmente que todos los textos manuscritos del Diario provenían de una sola caligrafía. Por lo tanto, quien hizo el manuscrito puso los agregados con bolígrafo..., lo que en términos claros significa que ANA FRANK NO FUE LA AUTORA DEL DIARIO.

4. Una de las pruebas presentadas por David Irving, fue el contraste entre dos documentos, uno conteniendo la caligrafía auténtica de Ana Frank, correspondiente a las cartas enviadas por ella en esa misma época, y otro con las anotaciones del Diario, cuya caligrafía que no se corresponde en absoluto con el de la niña de trece años.

5. Un folleto de la "Fundación Ana Frank de Amsterdam", afirma que los amigos holandeses de la familia hallaron un cuaderno de ejercicios con tapas de cartón y de pequeño tamaño. El diario sueco Expressen del 10 de octubre de 1976, publica una fotografía de Otto Frank sosteniendo un volumen considerable que en nada se parece al cuaderno mencionado.

Con relación al texto en sí mismo, éste es un mar de contradicciones. El historiador Felderer hace unas atentas observaciones que permiten puntualizar:

6. Resulta poco creíble que en un estrecho refugio, en el que permanecieron durante casi dos años, ninguna de las ocho personas que se encontraban en él supieran que Ana Frank redactaba un diario durante ese lapso (junio 1942 - agosto 1944). El padre dice que se entera después de retornar de Auschwitz.

7. La necesidad de silencio en el refugio, para no llamar la atención y evitar ser capturados (23/3/43), se contrasta con las descripciones de las "riñas terroríficas" (2/9/42), "peleas escandalosas", "gritos y alaridos, golpes e insultos que habría ni que imaginarlos" (29/10/43), así como las prácticas de danza de Ana cada noche (12/1/44).

8. Es curioso, según el Diario, que los Frank para escapar a la persecución hayan elegido las mismas oficinas y el mismo almacén de Otto Frank para esconderse
(9/7/42).

9. También es contradictorio cuando dice que Lewin, "un pequeño judío químico y farmacéutico, trabaja para el Sr. Kraler en la cocina" (1/10/42). ¿Cómo?, ¿Un judío trabajando pacíficamente cuando se supone que los judíos sufren una brutal persecución por parte de las autoridades?

10. Son reveladoras, nos dice E. Aynat, las tendencias sexuales de esta niña de ¡trece años!: "Recuerdo que cuando he dormido con una amiga, he sentido el fuerte deseo de besarla... No he podido dejar de ser terriblemente inquisitiva sobre su cuerpo... Le pregunté, si como prueba de nuestra amistad, podíamos acariciarnos mutuamente los senos, pero rehusó. Llego al éxtasis cada vez que veo la figura desnuda de una mujer, como una Venus, por ejemplo. Me afecta de tal modo que me es difícil impedir que me caigan las lágrimas. ¡Si por lo menos tuviera una amiga!" (5/1/44)

En fin, ¿un poco de pornografía para una mejor venta? ... ¿Es éste el lenguaje y las inquietudes de una niña de trece años? ... ¿Es ésta una niña sana? ...

11. Según una entrevista a Otto Frank en 1956, las persianas siempre estuvieron bajas y las ventanas nunca se abrieron, pero Ana afirma que mirar el cielo "es mejor que las píldoras Valeria y el bromo" (15/6/44) contra la ansiedad y la depresión.

12. Finalmente, queda en evidencia el objetivo de este Diario: su germanofobia manifiesta: "Serán permitidas todas las lenguas civilizadas, excepto el alemán" (17/11/42). "Los alemanes son las bestias más crueles que han pisado la faz de la tierra" (19/11/42).

Esto no ha impedido que las autoridades "alemanas" de posguerra hayan introducido el Diario como libro de lectura obligatoria en las escuelas, para autodenigración de las nuevas generaciones.
El Instituto de Revisionismo Histórico de los Estados Unidos (IHR), ofreció nuevamente US$ 25.000.- de recompensa a quien pruebe que el Diario de Ana Frank fue escrito por ella. Ni la propia fundación constituida sobre este fraude literario se animó a reclamar tan generosa oferta.


¿Quién llora por estos niños?

Desearíamos cerrar esta nota -que solamente ha ilustrado los principales detalles de esta gigantesca mentira publicitaria- con las certeras palabras del revisionista británico Richard Harwood, quien a propósito del Diario dijo lo siguiente:
"Es justo reconocer que las consideraciones que exponemos son hasta cierto punto ociosas. En efecto, no importa demasiado que el Diario sea falso o verdadero. Los eventuales sufrimientos de una niña judía de doce años no son más significativos por el hecho de que haya escrito un diario, que los sufrimientos tanto o mas terribles de otros niños judíos; o que las desgracias de los infinitamente mas numerosos niños alemanes, italianos, japoneses, polacos o de otras nacionalidades que han sufrido horriblemente, despedazados o quemados vivos, mutilados o inválidos por toda la vida a causa de los bombardeos aliados a ciudades abiertas; abandonados en medio del caos por la muerte o desaparición de sus padres; violados o corrompidos por la barbarie de las tropas enemigas ¿PERO QUIEN SE ACUERDA DE ESTOS HORRORES?, ¿QUIÉN LLORA POR EL NIÑO ALEMÁN QUE CORRE AULLANDO ENVUELTO POR EL FUEGO INEXTINGUIBLE DEL FÓSFORO LÍQUIDO?, ¿QUIÉN, POR LA NIÑA ALEMANA VIOLADA HASTA LA MUERTE POR UNA SUCESION DE BESTIAS?, ¿O POR LOS NINOS JAPONESES DE HIROSHIMA Y NAGASACKI? ..."

"Porque de todos estos innumerables casos horrendos nadie habla. No hay best-sellers, no hay dramatizaciones, no hay 40 ediciones, no hay cine, ni teatro, ni radio ni televisión. La falsedad del mito de Ana Frank va mucho más allá, es muchísimo más profundo que la eventual falsificación del texto. Reside en la unilateralidad y en la recurrencia infinita del tema. Una especie de Bolero de Ravel de la propaganda, una perfecta aplicación política del viejo tema de la niña inocente atrapada por la maldad, pero que triunfa aún después de la muerte: Blancanieves perseguida por la madrastra perversa, la débil doncella prisionera en el torreón medieval o la inocente heroína que en los filmes del Far West el cow-boy bueno salva en la cabalgata final. Y así, el mito de Ana Frank, por la fuerza de su impacto sobre la sensibilidad colectiva, se convierte no sólo en símbolo de la inocente nación perseguida, sino mas aún y contra todas las reglas de la lógica, en prueba indiscutible de la maldad intrínseca, irredimible, de los perseguidores...”
Grupo de Estudios RT 791


La Asociación de Antiguos Aficionados a los Relatos de Guerras y Holocaustos (AAARGH) ofrece este texto en Internet con fines meramente educativos, para alentar la investigación, sin intereses comerciales y en vistas a una utilización comedida. La dirección electrónica de la Secretaría es . La dirección postal es : PO Box 81475, Chicago, IL 60681--0475, USA.
Ofrecer un texto en la pantalla del Web es lo mismo que poner un documento sobre los estantes de una biblioteca pública. Nos cuesta algún dinero y trabajo. Pensamos que es el lector voluntario el que saca provecho de esto, y suponemos que sea capaz de pensar por sí mismo. Un lector que va a buscar un documento en el Web siempre lo hace ateniéndose a las consecuencias por cuenta propia. En cuanto al autor de un determinado documento, no hay por qué suponer que comparte la responsabilidad de los demás textos que se puedan consultar en el mismo sitio. Por motivo de las leyes que instituyen una censura específica en ciertos países (Alemania, Francia, Israel, Suiza, Canadá, y otros más), no solicitamos el acuerdo de los autores residentes en dichos países, pues no están en libertad de condiciones para asentir.
Nos colocamos bajo la protección del artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos, el cual estipula :ARTÍCULO 19 "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión." Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 en París.


Nota, Alba-CM: Es posible que much@s de vosotr@s supierais ya esto, y reconozco que yo algo me había olido...
En fin, aquí están las pruebas, ¿no?

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Les mostramos el inexplicable cambio de letra de Ana Frank.
DE



A



Una persona, en esas ideas, puede personificar su grafía. Pero no de la noche a la mañana, como ocurre en el diario.





ANEXO SECRETO - FAMILIA FRANK



BIBLIOTECA GIRATORIA



DIARIO



MIEP GIES CON EL DIARIO DE ANA FRANK



DON OTTO



LA RECOMPENSA



Y LA PEQUEÑA ANA...

1 comentario:

  1. Prestarse a la farsa del holocausto, garantiza impunidad a los criminales y genocidas seriales. Luchemos porque se ejercite el juicio penal contra los responsables del saqueo, secuestro, sometimiento y exterminio de los pueblos de los países del Este de Europa después de la SGM. La ley que criminaliza a los revisionistas que niegan el holocausto, sin criminalizar a los bolcheviques judíos, debe de se abrogada porque carece de equidad. LIBERTAD A PEDRO VARELA. DAVID DUKE: EL EJÉRCITO ROJO. http://www.youtube.com/watch?v=My2o5VXxBIw&feature

    ResponderEliminar

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?