domingo, 27 de febrero de 2011

Palabras a Barcelona, mi Barcelona

Llena de cualidades, esta ciudad
limpia mis heridas y multiplica mis latidos
consigue que los destinos estén derretidos
en ella nada está escrito, por favor, escuchad

amo a Barcelona y todas sus posesiones
porque su belleza emana de toda su historia,
Barcelona es agraciada, llena de fuerte gloria,
y cada vez que pienso en ella me devoran mil pasiones.

Tierra noble, dueña de mis más vastas admiraciones,
sus lugares y gente refrescan la más anciana memoria,
es tan maravillosa que confunde a avecilla migratoria,
quiero visitarla otra vez, me hace volver a ensoñaciones

con paredes plumosas que hasta curan las infecciones
del caprichoso Cupido; Barcelona saca una suplicatoria
de mi intenso romanticismo, y es que la triste oratoria
de cualquier Rey enfría, pues son dulces infusiones

sus dominios, bañados en sangre honorable de agitaciones
(efímeras mas intensas) propias de ilustrada territoria
¡qué delicia es Barcelona! Con su aura sublimatoria
y la alianza de sus personas, me animan a canciones

vivarachas entonar, pues jaraneros son sus anfitriones.
¡Qué cautivadora es Barcelona! Es estancia satisfactoria,
caricias, besos, emociones, júbilo y experiencia sanatoria,
y sus letras son, ¿cómo decirlo? Seguras afirmaciones

a la cuestión de sus lujuriosas anticipaciones,
a la cuestión de si me causa sensación vibratoria,
¡Barcelona me aviva, la quiero! Me hace cantar victoria,
deseos de saciar mis más recónditas "anotaciones"...

Los apasionados, su única esencia desnudad
debéis -como yo-, porque Barcelona los sentidos
sabe estimular, su fonética penetra como zumbiados
de mil abejas reinas con voto de pura castidad.

ALBA LOBERA VALLEJO

¡Quiero conquistarla igual que ella me ha conquistado a mí!
¡Con mucho cariño a toda su gente!


3 comentarios:

  1. es realmente maravilloso!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Es un poema tan tierno,que llega de lleno al corazón.

    Saludos Alba.

    ResponderEliminar
  3. estoy muy emocionado,es muy bonito.
    saludos.

    ResponderEliminar

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?