jueves, 31 de marzo de 2011

Prohibido hablar de los delfines bebés muertos


Hace poco colgué un artículo llamado "Tonteando con HAARP", en él se exponía un vídeo donde un montón de delfines bebés aparecían quemados a consecuencia de la utilización de la máquina climática. Si estás un poco perdid@, primero mira este vídeo.




El mes pasado una serie de cadáveres de delfines, muchos de ellos bebés, empezaron a surgir en las playas del Golfo de México. Hasta el momento llevan 114 (100 más que el promedio de delfines muertos en esa zona durante cualquier año entre 2002 y 2007). Por supuesto esto hace que muchas personas se interesen en investigar qué es lo que está sucediendo. Sin embargo, Reuters reporta que una orden ha sido impuesta prohibiendo que los biólogos marinos del National Marine Fisheries Service hablen a los medios de lo que han encontrado.

La orden de confidencialidad estaba contenida en una carta que anunciaba a los científicos que su investigación de la muerte de los delfines, clasificada como “un evento de mortandad inusual”, había sido incluida en una investigación federal criminal lanzada el año pasado, parte del caso que invetsiga el derrame de petróleo. La carta advertía que debido a la seriedad del caso ninguna información debía de ser hecha pública.

Mientras tanto los residentes de Louisiana dijeron a la AP que el gobierno está ocultando algo: “está más sucio que un baño en Taco Bell”, dijo un pescador de la zona.

Fuente: Pijama Surf

Nota, Alba-CM: No quiero influir en vuestra opinión, de modo que lo mejor que puedo hacer es colocar las dos noticias, una detrás de otra.
Lo que no sé es si de verdad la muerte de estos delfines es porque traman algo más gordo... O simplemente estaban tonteando con HAARP. Lo lamento por todas las criaturas, ya sean plantas, animales o personas, que tengan que pagar injustamente por estas acciones.
Seguiré investigando, no me fío, no me fío...

1 comentario:

  1. ya nos estan matando poco a poco como cucarachas.
    Saludos Alba.

    ResponderEliminar

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?