jueves, 21 de abril de 2011

El fundamentalismo islámico se abre camino en España



La periodista catalana Pilar Rahola denuncia en su último libro el creciente fundamentalismo islámico en España.


"Se da por hecho que los interlocutores son los imanes barbudos y misóginos"
"Es una corriente del radicalismo islamista, con mucha presencia en Tarragona"|
"Muchas mujeres de la periferia no se atreven a que explique su historia"

"No es un libro contra ningún Dios, pero es frontalmente contrario a aquellos que usan a Dios para violentar, fanatizar, esclavizar y matar". No hay intenciones ocultas en el último libro de Pilar Rahola, 'La república islámica de España' (RBA), sino la voluntad manifiesta desde la primera página de denunciar el radicalismo que desde hace unos años ha entrado con fuerza en el islam. Rahola plantea preguntas incómodas sobre la presencia del fundamentalismo islámico en España y da algunas respuestas, en un libro frontal y valiente que denuncia que el miedo ha acabado permitiendo que el pensamiento totalitario gane la batalla a la libertad. "Contra el islamofascismo y a favor del islam", así lo ve la autora.

Sin asomo de corrección política, Rahola denuncia el totalitarismo y los ataques contra la libertad que pretende imponer el fundamentalismo islámico que se abre camino en España, y reivindica a aquellos musulmanes que aman la libertad. Lo que sigue son extractos de un libro que busca abrir aquí el debate que ya se produce en países como Francia.


Fanatismo.

"Para los detentores de una interpretación fanática del islam, que usa a Dios como munición para dominar los cerebros y conquistar las almas, y que practica un auténtico oxímoron, el de conciliar a Dios con el nihilismo más destructivo (...), para estos gurús totalitarios (...) el Corán no se interpreta. El Corán es rígido e inamovible. El hombre es superior a la mujer. El cruzado, el judío y todos los infieles deben ser sometidos. El islam ha de regir las leyes civiles. El islam ha de dominar la tierra. Debe hacerlo con la yihad, tanto si es la yihad de la palabra, como si es la yihad de la espada, como ambas. Quien no piensa así y es musulmán es blasfemo".


Falsos interlocutores.

"Se da por hecho que los interlocutores con el islam son ese grupo de imanes barbudos, misóginos y generalmente radicales que monopolizan la voz de un mundo enormemente rico en matices y acentos".


Odio al islam.

"Son justamente quienes hablan de blasfemia, anatema y odio los que más odian el islam, por mucho que digan defenderlo. Lo odian cuando esclavizan a sus mujeres. Lo odian cuando violentan los cerebros de sus jóvenes. Lo odian cuando fanatizan, reprimen, enseñan a odiar y, a lo largo de un camino sin salida, envían a miles de personas a la muerte".


Misoginia.

"Quienes defienden esta situación de segregación femenina son agentes de una misoginia violenta y primitiva que causa un dolor insufrible a millones de mujeres musulmanas".


Miedo.

"No puedo escribir muchas de las cosas que me han contado mujeres musulmanas de algunas zonas periféricas de Barcelona, porque no he encontrado a nadie que se atreviera a poner su nombre tras un testimonio o una cita. A escondidas, mil historias. Negro sobre blanco, el silencio".


La expansión del salafismo.

"Es una de las corrientes más activas del radicalismo islamista. Salt, Vilanova, Reus, Sant Boi, Rubí, Torredembarra, Mataró, Roda de Barà, Lleida, Valls, Cambrils, Calafell, Cunit, Sant Boi, Tarragona (epicentro del salafismo), Badalona, Santa Coloma, y Barcelona misma - auténtico hito a conquistar-serían las ciudades catalanas donde desarrollarían tareas de captación y de proselitismo".


Los takfires.

"Quien dio cuerpo organizativo a los takfir fue un cirujano egipcio que con los años sería uno de los hombres más buscados del planeta, Ayman al Zauahiri, la mano derecha de Osama bin Laden, responsable de centenares de atentados y por cuya captura el FBI ofrece 25 millones de dólares de recompensa. (...) Este movimiento, extremo y muy violento, está perfectamente implantado en el Estado español, según el CNI, y tiene cinco mezquitas en Barcelona, dos en Valencia y la citada en Melilla".


Perseguidos.

"Si abrimos el mapa entero del islam, la lista de intelectuales, periodistas, escritores y creadores que han sido perseguidos y que lo son actualmente por el mero hecho de pensar libremente, llenaría todas las páginas de este libro. Y en algunos casos, como es bien sabido, lo han pagado con la propia vida".


Clérigos radicales.
"Mohamed Mrabet Fahsi, el hombre acusado y condenado por la Audiencia a siete años de cárcel por ser miembro de esta célula terrorista que habría inculcado la yihad y habría estado relacionada con suicidas en Iraq - la más importante desarticulada hasta el momento en el Estado español, según la policía-,se encuentra en libertad y ha recuperado el papel de liderazgo de la comunidad islámica de Vilanova i la Geltrú".



El líder de Barcelona.

"Taoufik Cheddadi fue detenido en el marco de dos operaciones policiales contra el yihadismo en Catalunya (...) Pero no se logró ninguna prueba contra él. Actualmente es el líder carismático de los musulmanes en toda la zona de Barcelona y parte del Maresme".


La mezquita de Lleida.

"Su imán Abdelwahab Houzi nació en Marruecos y lleva casi diez años ejerciendo de imán en Lleida. Está considerado por los servicios de inteligencia españoles como uno de los líderes del top ten de clérigos radicales salafistas que predican en España. Tenía una denuncia por poligamia y maltrato, que ha sido retirada después de que la mujer la retirase repentinamente y se marchase al extranjero (...) Fue denunciado a los asistentes sociales porque sus hijos no estaban escolarizados.

Al preguntarle por la negativa a ser entrevistado por la periodista, llegó a decir: "Ella debía haberme respetado, pero no lo hizo al presentarse ante mí maquillada, por eso me sentí provocado".


La carne halal como ejemplo.

"En el mismo país donde se ha prohibido la tradicional fiesta del cerdo, con siglos de antigüedad, porque era una fiesta considerada cruel con los animales, se permite un método importado, de evidente crueldad, que se impone por la fuerza del lío mental que tenemos respecto a los límites de las propias leyes, cuando el islam las pone en cuestión".



El petro-islam.

"El petróleo se ha convertido en una eficaz arma de destrucción masiva de derechos fundamentales, el obstáculo más útil contra cualquier posibilidad de apertura y el oxígeno que ha alimentado la proliferación del wahabismo y del salafismo en todo el mundo".


El largo brazo de Arabia Saudí.

"Tras la inmensa mayoría de imanes salafistas que predican su sociedad medieval en las mezquitas de Occidente está el apoyo, la logística y la financiación de Arabia Saudí".


Sobre las mujeres violadas.

"Para ser considerada inocente una mujer violada debe demostrar buena conducta... El islam exige que mantenga su decencia y no abra la puerta al mal... Para ser absuelta, debe demostrar que no ha sido quien ha hecho posible su desfloración... El hombre que la ha violado debe casarse con ella, porque así reduce su sufrimiento, la consuela y la compensa por haber perdido su bien más preciado, su honor" (así piensa Yusuf al Qaradawi, alma espiritual de la Qatar Foundation).


El Barça y la Qatar Foundation.

"Es una compra en toda regla de los valores deportivos de un club, a favor de la apología de una tiranía islámica (...) El caso Barça es una vergüenza completa, redonda, integral. Y es también el paradigma de una forma de actuar que no mira el color de la ética cuando ve el color del dinero".



El buenismo es un problema.

"Entre el ´buenismo´ de muchas familias de la izquierda y el ´malismo´ de muchas familias de la derecha, los errores se acumulan para fortuna del radicalismo. Porque los radicales no aman nuestros derechos. pero conocen como nadie nuestras debilidades".


El burka.

"Fruto del más absoluto desconocimiento, el lío de conceptos, el paternalismo mal entendido o, directamente, la estupidez, algunos líderes occidentales defienden el uso de cárceles textiles como, por ejemplo, el niqab o el burka de las chicas musulmanas en Occidente, apelando a la libertad individual, hacen abstracción de lo que es fundamental: que la libertad individual no existe en el fundamentalismo y que detrás de un niqab siempre hay una organización salafista que lo impone".


Radiografía.

"Los musulmanes representan alrededor del 20% de los extranjeros residentes en España. La mayoría son suníes, que practican el sufismo, la corriente pacífica, espiritual y mayoritaria en el Marruecos rural y, por tanto, la mayoritaria de los musulmanes españoles. Pero desde hace unos años el fenómeno del radicalismo, en todas sus ramas, ha entrado con fuerza, especialmente las varias acepciones del salafismo".

Fuente: alianza de civilizaciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?