miércoles, 20 de abril de 2011

Hacia la reestructuración de la deuda de Grecia

La Comisión Europea salió otra vez al paso de los rumores -cada vez más intensos- sobre una inminente reestructuración de la deuda griega. "Lo negamos rotundamente", afirmó una portavoz de la Comisión Europea. Pero...


La Comisión Europea desmintió, una vez más, la posibilidad de una reestructuración financiera de Grecia, posterior al rescate que recibió ese país. En esta ocasión el origen del rumor fueron las declaraciones de un ministro griego, no identificado, al diario alemán Die Welt: "La cuestión ahora no es ya si reestructuramos, sino simplemente cuándo lo hacemos".

Es una posibilidad que ya vienen descontando los mercados y que explica cómo es posible que

> la rentabilidad de los bonos griegos a 2 años supere el 20%,

> el diferencial del bono a 10 años con respecto a su homólogo alemán, el bund, rebase los 1.120 puntos básicosm y

> el seguro contra el riesgo de impago (CDS, por sus siglas en inglés) sobrepase los 1.280 puntos básicos.

Luego, algunos integrantes del Gobierno alemán, cuyos bancos son, junto con los franceses, los que más exposición tienen a Grecia (US$ 40.253 millones y US$ 59.364 millones, respectivamente), se mostraron inquietos.

Clemens Fuest, presidente de la Comisión de Asesoría Técnica del Gobierno alemán, declaró a Reuters que la reestructuración de la deuda helena es inevitable. "Hay que reconocer las realidades (...) estoy esperando un descuento".

1 semana atrás, el ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schäuble, afirmó: "Ha aumentado el riesgo de una reestructuración de la deuda griega".

Según los datos del Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés), entre los bancos de Alemania y Francia suman 64% del total de exposición que tienen los bancos de Europa a Grecia.

En el caso de que la reestructuración helena terminara por contagiarse a otros países de la periferia (Irlanda sería quien tendría, tras Grecia, las mayores posibilidades), también convertiría a Alemania y Francia en los grandes damnificados de la eurozona: US$ 435.221 millones y US$ 330.922 millones, respectivamente.

Por ello, no son pocos los que se preguntan por qué Alemania, que sería uno de los grandes perjudicados si se produjera una quita del Gobierno griego, ha decidido reanimar el debate sobre la reestructuración de la deuda helena.

Hay una respuesta: Alemania se ha preparado para asumir esa quita.




El riesgo de los bancos europeos en los países periféricos europeos.


"Lo que se ha hecho con el Fondo de Rescate es dar tiempo a los bancos para que sanearan sus balances, pero se sabe que en algún momento se tendría que reestructurar la deuda y ahora los bancos han saneado sus balances por lo que, sobre todo para Alemania, es un problema que ya se puede digerir", afirmó Juan Ramón Caridad, director en España de Swiss&Global.

El Bundesbank ha elevado recientemente sus perspectivas de crecimiento para este año y considera que cerrará el ejercicio con un crecimiento del +2,6%, apoyado por unos tipos de interés que, aunque se hayan incrementado hasta el 1,25%, siguen siendo bajos.

La previsión del Gobierno alemán es superior a la que baraja Francia para su economía, del 2%. La capacidad francesa para enfrentarse a una reestructuración de deuda no sería tan boyante como la alemana, y por eso el silencio de parís. Además, el país galo ha disminuido su previsión de crecimiento para 2012 del 2,5% al 2,25% a causa del alza de las materias primas (el petróleo, básicamente).

Es inevitable la quita

La reestructuración es imparable a causa de

> las cada vez mayores exigencias de los inversores para comprar deuda periférica,

> los cada vez mayores costes de asegurar esas inversiones contra el impago, y

> las vagas previsiones de crecimiento de muchos de esos países.

Por ejemplo, si bien la rentabilidad de los bonos de Grecia a 2 años, que es del 20%, podrían ser atractivas para los inversores, los seguros contra el riesgo de impago de este país han superado los 1.280 puntos: a ese 20% habría que descontar 12,8 puntos porcentuales por lo que la rentabilidad real sería del 8%, lo que explicaría por qué, pese a las atractivas rentabilidades, cada vez son menos los inversores internacionales que acuden a las subastas de deuda griega.

"Grecia está hundida y ningún país normal puede emitir bonos a 2 años pagando un 20% por mucho tiempo", afirmó Robert Maxwell, director de inversiones de Tressis Gestión.

Ante esa situación, Grecia tiene 2 opciones: que el Fondo de Rescate refinancie la deuda de Atenas, aumentando el plazo, -la opción que defiende Maxwell- o reestructurar su deuda, la posibilidad que cada vez defienden más expertos.

"Si debes un 120% del PIB y pagas el 5% de interés al BCE, que es de donde Grecia está recibiendo ayuda, tendrías que crecer más de ese 5% para reducir la deuda", afirma Juan Ramón Caridad.

Grecia no crece al 5% anual ni por asomo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el PIB de Grecia se contraerá -3,03% en 2011 y que crecerá +1,07% en 2012.

España

¿Y qué ocurre con el caso de España?

"A España no le hace falta un rescate, ni le hará falta. Ya no es uno de los PIGS, aunque tampoco es un país de 5 jotas", afirmó Maxwell.

Después de los apuros en la subasta del lunes 18/04, el Tesoro español ha logrado colocar el miércoles 20/04, € 3.500 millones a 10 años, pagando 5,47% contra 5,16% en el pasado, aunque en esta ocasión se situó por debajo del 5,51% que reflejaba el mercado secundario.

El Tesoro español obtuvo un resultado alentador, más aún teniendo en cuenta las dudas que generó la subasta celebrada del lunes. A su favor contó con la mejora del contexto. El riesgo país había bajado desde los 233 hasta los 217 puntos básicos.

Lo que no ha cambiado respecto al lunes es el incremento en el coste.

Si en marzo se colocaron € 3.372 millones al 5,162%, hoy, miércoles 20/04, el Tesoro ha adjudicado € 2.487 millones con una rentabilidad media del 5,472%, porcentaje por debajo del 5,51% que reflejaba el bono a 10 años en el mercado secundario.

La rentabilidad media de las obligaciones con vencimiento en 2024 se ha situado en el 5,66%, y el importe adjudicado en estos títulos alcanzó los € 885 millones.

El mercado español respira con los resultados de la subasta del Tesoro, y el riesgo país se mantiene por debajo de los 220 puntos básicos. Pero la Eurozona sigue temblando. Y mucho.

Fuente: Urgente24

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?