miércoles, 25 de mayo de 2011

22M - Todo sigue igual: atado y bien atado

Publicado por José Luis Forneo


No entiendo el aparente pesimismo que está cundiendo en la izquierda tras el resultado previsible de las elecciones del pasado domingo, 22M, que, en realidad, no ha cambiado excesivamente el panorama del tardofranquismo español. Es cierto que el Partido Popular ha copado la mayor parte de las instituciones en juego, pero también lo es que esto no significa que su victoria haya sido en numeros reales tan aplastante.

Lo cierto es que el Partido Popular ha subido en 550.000 votos, lo que teniendo en cuenta el trabajo de preparacion que le ha hecho el Partido Socialista para prepararle el triunfo electoral, realizando las politicas que habria hecho el partido conservador de forma, quizas, incluso menos radicales, para que gane las elecciones no es para tanto. Mas espectacular ha sido, eso si, el batacazo del partido en el poder que, al final, ha recibido su merecido castigo por hacer politicas que no se corresponden al disfraz que llevan puesto: 1.500.000 votos.






Sin embargo, solo un tercio de esos votos perdidos ha ido a parar al otro gran partido nacional, el PP, por lo que podemos decir que el Movimiento Nacional postfranquista, el PPSOE, ha perdido un millon de votos, que se han ido hacia otros partidos mas pequeños, en especial Izquierda Unida (200.000), una subida no obstante bastante pequeña que podria haber sido mas si la coalicion hubiera tomado el toro por los cuernos y perdido el miedo, para pasar a representar de una vez por todas los derechos de los trabajadores en vez de flirtear con unos y otros.

En definitiva, el panorama sigue siendo el mismo: los dos grandes partidarios de las politicas neoliberales que nos han indignado tanto siguen mas o menos igual, o incluso han bajado en apoyo. Personalmente, no tengo ningun miedo al triunfo del PP, pues no va a representar nada nuevo con respecto al desastre (para los trabajadores) que ha supuesto el PSOE. Asi que me da igual que el mapa este teñido de azul o del rojo de mentira que supone el partido de Zapatero (o de Emilio Botín).

Al contrario creo que ha habido dos grandes noticias en las elecciones del domingo. La primera, que mas que una buena noticia es la constatación del desencanto habitual desde los inicios de la "democracia", el triunfo de la abstencion, por la que han optado mas del 33% de los 35 millones de ciudadanos con derecho a voto, lo que supone una nueva muestra del rechazo general que existe hacia esta democracia descafeinada tras la que se enmascara la continuación del fascismo de siempre.


La segunda, el exito de Bildu en Euskal Herria, que se ha convertido en la opcion mas votada en Guipuzcoa, la que ha conseguido mas ayuntamientos en la comunidad autonoma, por delante del PNV, y la segunda fuerza mas respaldada en las tres provincias vascas del estado español. Su triunfo supone una buena colleja para la oligarquia españolista, y ha demostrado que la mayoria social de Euskal Herria estan por la independencia o, al menos, por el derecho a la autodeterminacion y la resolución del conflicto vasco en toda su amplitud, no solo en cuanto a la existencia o no de ETA. Es cierto que en Bildu esta tambien E.A., que no es precisamente un partido de izquierda (lo que pone en duda cual sera el objetivo politico real de la coalicion, y si se respetará la tradicional reivindicación de construir el Socialismo en Euskal Herria de la izquierda abertzale), aunque, para no ponernos exigentes y para disfrutar de algo tras estas elecciones, el apoyo a Bildu es, quizas, el unico gran exito de la democracia de la jornada del domingo.


En cuanto a Democracia Ya, parece que no ha supuesto una influencia importante en las elecciones, y que, como hemos venido avisando en el blog, se trata de un movimiento formado por miles de personas realmente indignadas, hartas del sistema politico que no representa mas que a los intereses de la minoria parasita, pero que esta realmente creado para lograr otros fines menos revolucionarios: servir de valvula de control de la tension social, dar la impresion de que la democracia no es tan mala como se dice, y que los descontentos se pueden manifestar incluso en jornada de reflexion, o provocar un desaliento aun mayor tras el fracaso de los indignados.

El supuesto fracaso de "las izquierdas" que se esta vendiendo constantemente en los medios, uniendo en el mismo saco tanto a PSOE como a IU, es en realidad un fracaso de las politicas neoliberales ejecutadas disciplinadamente por el partido de la rosa marchita, mientras que los partidos relativamente de izquierda han incluso subido (IU, Bildu), aunque los primeros no haya sabido aprovechar el desastre provocado por el gobierno para erigirse en una opcion realmente antisistema y de clase y, por lo tanto, haya recibido pocos votos de los que ha perdido el PSOE (pues para votar a algo parecido, con un constante trasvase de personajes de uno a otro partido, o no se vota o directamente se vota al PP, que hará lo mismo que el PSOE pero sin tanto chirrido entre teoria y la practica).


Así que el 22 M no ha sido mas que una nueva muestra de lo "bien" hecha que esta nuestra "democracia" por los jerifaltes y directores de aquella nefasta "transición" politica: todo sigue atado y bien atado, y el poder continua en las mismas manos, a pesar de que este mas claro que nunca que la clase politica esta a su servicio, es corrupta, se relacione con narcotraficantes o no tenga escrupulo alguno a la hora de enriquecerse. Y aunque hayan subido un poco algunas opciones alternativas (como Bildu), que probablemente ira girando hacia la "derecha" de la mano de EA si no quieren ser ilegalizadas de nuevo o fagocitadas de otro modo por el sistema, y los partidos "minoritarios" hayan recibido unos pocos votos de mas, pero sin que sirvan para mucho a la hora de hacer nada en las instituciones, el resumen de la jornada electora es este: mas de lo mismo.


Nota, Alba-CM: Atado y bien atado, desde luego que sí. Esto es lo de siempre, otro escenario, mismo juego. No nos engañan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?