viernes, 27 de mayo de 2011

Abandonar el euro: o bien Grecia o bien Alemania




Tal como está la situación, no se nos ocurren más que dos cosas que pueden suceder: o Alemania abandona el euro o Grecia lo hace. Desde que Grecia hizo bacarrá, la UE se empeñó en darle cobertura en vez de que actuara el FMI, interviniendo un país en quiebra. No hay que olvidar que el FMI es un especie de seguro en el que están inscritos docenas de países para que actúe en estos casos. Y si se sigue soltando dinero para cubrir el pufo griego, se corre el peligro de que cada vez más alemanes se harten de ello y pidan regresar al marco. Hay encuestas en Alemania que apuntan a que son ya el 60% de los alemanes los que quieren abandonar el euro.




Las encuestas indican una tendencia al alza de los alemanes que quieren regresar al Marco y abandonar el Euro.



Grecia tiene toda la pinta de ser un pozo sin fondo. Su salida de la UE, le permitiría volver al dracma, devaluar moneda y ganar competitividad frente al exterior. Naturalmente, eso no resuelve sus problemas estructurales, que debería abordar de todos modos. Por otra parte, los argumentos de que Alemania no puede volver al marco porque sería una moneda muy fuerte y apreciada y ello dificultaría sus exportaciones, no son sólidos. Alemania vivió con el marco muchos años antes del Euro y bastante bien.

Y hay que tener en cuenta que además de Grecia, están en lista de espera Irlanda y Portugal. Por no hablar de España, con un paro desbocado y sin que se vea forma de reducir de verdad el déficit así como solucionar el problema de la mitad del sistema financiero, las Cajas, sobredimensionadas y actuando con criterios políticos.




Los ciudadanos de la UE deberían plantearse si están dispuestos a sostener economicamente a Grecia durante años y años. Porque con una deuda pública que supera el 140% de su PIB y con un fuerte déficit anual, es casi impensable que Grecia pueda crecer al 4% o 5% anual, mínimo para frenar el déficit y comenzar a devolver lo que han tomado prestado.




En España no se ha abordado el problema estructural que está en el transfondo de la crisis. Hay una enorme cantidad de gastos improductivos que sólo se mantienen por cuestiones partidistas de los partidos políticos. Desde televisiones autonómicas a pseudo embajadas de las regiones en el extranjero. Mientras tanto, la crisis devora a muchas empresas y ciudadanos. Nadie quiere abordar que el sistema autonómico es inviable economicamente.












Fuente: Bucannegro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?