martes, 24 de mayo de 2011

Manuel Freytas denuncia la manipulación del movimiento 15M por parte del poder




El artículo de Manuel Freytas: "Ni "revolución de color" ni "revolución árabe", "revolución chip-alienada" de España hacia el mundo", es un sensacional análisis, en el que, usando como herramientas la lógica y el sentido común, desmonta este nuevo montaje de la élite financiera internacional, destinado a bloquear la disidencia y a encauzarla hacia un punto inofensivo para el sistema de explotación capitalista, al mismo tiempo que sirve de válvula de escape al descontento de miles de oprimidos por un orden económico injusto.
Además, gracias a este movimiento de disidencia controlada, el stablishment consigue darse un maquillaje de falsa "depuración" democrática, sin sufrir el menor daño y reforzando todas sus estructuras de poder (un ejemplo ha sido el elevado índice de participación en las últimas elecciones autonómicas), al centrarse las demandas de los manifestantes en las superficie y no en la raíz del problema.

Constituye un acto de absoluta ingenuidad, pensar que el aparato de Estado burgués capitalista, hoy en día, con todos los medios de que dispone, iba a consentir, sin ningún tipo de resistencia, y mucho menos promocionar como lo ha hecho a través de sus medios de comunicación de masas, un movimiento ciudadano que pudiera dañar, lo más mínimo, los intereses de la clase dominante ,es decir, los grandes grupos financieros (verdaderos detentadores del poder), si no fuese porque un fenómeno social como éste pudiera proporcionarles algún tipo de beneficio.

Quien lo desee puede seguir pensando, de un modo idílico, que el movimiento 15M es independiente y se encuentra a salvo de toda manipulación por parte de los aparatos del Estado (especialmente de los servicios de inteligencia), pero se estará engañando a sí mismo, pues un mínimo de análisis lógico demuestra lo contrario: Si organizaciones con mucha más tradición, mucho mejor estructuradas y con mejores de defensa, como los sindicatos y partidos obreros han sido históricamente infiltrados y manipulados por los intereses de la clase explotadora, imaginaros lo que pueden llegar a hacer con un movimiento tan frágil como éste.

¿Alguien quiere una solución? Pues la solución es organización, organización y más organización, no movimientos de un más que dudoso origen y desconocidos propósitos. Hay muchos grupos que, desde hace mucho tiempo, llevan trabajando de un modo honesto por la transformación social y ningún medio les ha dado tanta propaganda, ¿por qué? Pues porque estos grupos sí son realmente peligrosos para el sistema; son realmente revolucionarios (partidos y sindicatos obreros minoritarios, asambleas ciudadanas, movimientos estudiantiles, colectivos antiimperialistas, etc...), esa es una de las razones por la que ahora crean este movimiento de disidencia teledirigida, para restar influencia y bloquear a la verdadera disidencia.

Sin más, os invito a disfrutar del sensacional artículo de Manuel Freytas de IAR noticias.

Lo que los medios y analistas del sistema llaman "primavera española" no es nada más que un juego deportivo de alienados jóvenes de las "redes sociales" (a los que se suma la izquierda sin brújula asimilada al sistema) que promueven "protestas populares" desde la Internet casi como un divertimento con catarsis colectiva.

Desde su instrumentación casi orgánica en Medio Oriente y en África con las "revueltas populares" promovidas por la CIA y los servicios aliados, la Internet y los celulares fueron la clave de estas movilizaciones cuyos contenidos y objetivos solo los conocen sus instigadores ocultos.

O sea los beneficiarios encubiertos (servicios de inteligencia y grupos del poder) que los inducen a través de operaciones de acción psicológica principalmente en las "redes sociales". Y que luego se convierten en masivos a través de la difusión a escala global (en vivo y en directo) por las grandes cadenas mediáticas internacionales.

Estos movimientos se definen como "apolíticos". Y en general sus estructuras funcionales no varían en su implementación, salvo sus objetivos que se amoldan de acuerdo a las necesidades locales del país y la sociedad en que se los aplica.

Así lo que en Egipto y en Medio Oriente se conoció y aplicó como "revueltas populares", y en Libia como la "revolución libia", en España se presenta como la "primavera española" o "protesta de los indignados".

Así como en Libia se lo aplicó para crear las condiciones de una intervención militar internacional orientada a derrocar a Kadafi y a poner el petróleo libio en manos del consorcio imperial USA-UE, y en Siria se la aplica para desestabilizar al gobierno aliado de Irán, en España su utilización reconoce difusos objetivos políticos electorales donde el gobierno de Zapatero aparece como el principal perjudicado, y el Partido Popular surge como el principal beneficiario en las urnas.

La estructura movilizadora masiva de las protestas nace de un triple eje convergente e interactivo: Internet (redes sociales), teléfonos celulares (mensajitos de texto) y cadenas mediáticas masivas que los reproducen y los difunden por todo el planeta.

Las "rebeliones" juveniles nacidas de la Internet no plantean ninguna revolución ni cambio de sistema, sino una "profundización de la democracia". No plantean un cambio del sistema y del Estado capitalista, sino que plantean una "depuración democrática" en el cual los partidos políticos abran mayores canales de "participación.

En tiempo y espacio, las "protestas populares" o la "primavera española" son una continuidad "informatizada" superadora de las "revoluciones de color" en los espacios post-soviéticos, o de la "rebeliones budistas" en el sudeste asiático o en el Tibet, destinadas a desestabilizar y/o promover golpes de Estado institucionales contra gobiernos pro-rusos o pro-chinos.

Es decir que forman parte del tablero geopolítico de la "guerra fría" intercapitalista por los mercados y los recursos estratégicos que tiene como protagonistas principales al eje USA-UE, por un lado, y al eje Rusia-China-Irán por el otro.

La creciente movilización y protesta en curso de los "indignados" en España, prueba que estas fórmulas pueden ser exportadas y aplicadas con distintas recetas en cualquier parte del planeta capitalista globalizado.

Y no solamente amenazan con propagarse como un virus por toda Europa, sino que ya constituyen una amenaza potencial y pueden extenderse por las periferias emergentes y subdesarrolladas de Asia, África y América Latina.

A nivel de herramienta movilizadora actúan con parecidas estrategias y tácticas de acción. Lo que varía son los objetivos y las respuestas de los gobiernos. No es lo mismo la respuesta militar duramente represiva en Libia o en Siria, o el "dejar hacer" que por ahora realiza el gobierno español de Zapatero.



Fuente: antimperialista.blogia.com


Nota, Alba-CM: El segundo día de la manifestación yo pensé "esto me huele muy mal", en el sentido de que en este país -y ante todo quiero aclarar que es mi opinión- nunca ha habido democracia ni libertad de expresión, más bien es todo capitalismo, mentiras, corrupción, borreguismo etc.

¿Cómo es posible que desde el principio el Gobierno no haya proclamado un "Estado de Alarma"..........?

Seguimos en las mismas condiciones, no ha cambiado nada. Estoy de acuerdo que Roma no se hizo en un día, pero ¿de verdad se nos va a escuchar?
Siguen subiendo la luz, el agua, el gas, los alimentos de primera necesidad... El paro cada vez va a más etc.

Bueno, diría tantas cosas...
Pero estos artículos hablan por sí solos.
NO QUEREMOS QUE NOS ENGAÑEN, y a mi parecer creo que seguimos en la misma línea -o peor-.
Lo que la gente no sabe todavía es lo que está por venir.

No hemos visto nada todavía. Que la gente abra los ojos, por favor, esto que han hecho no es más que otra tonta artimaña para tapar sus verdaderos objetivos.

¿Cuál es el objetivo?
Desde mi punto de vista, si ahora nos tienen sometidos, después.... No habrá futuro.

Por favor, ABRID LOS OJOS !!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?