martes, 7 de junio de 2011

Alemania en peligro de inconsciente


Alemania es, al igual que Japón, Mexico y España uno de los países de máxima atención y manipulación Bilderberger.

Observen los periódicos serios alemanes (¿serios..? en fin; pero así los ven), como welt.de, zeit.de, o faz.de .

No hace falta que sepan alemán. Enseguida verán a que me refiero. Les están volviendo locos de miedo y pánico. Ni el blogger más fin-del-mundo-mundial de entre los peores sería capaz de hacer lo que hacen esos con los alemanes.

Al mismo tiempo, Alemania ha recibido todos los encargos Bilderberger que sustrayeron de los demás países. El resultado es un país lleno de personas que no piensan, sino que no se pueden creer como ganan cada día más. No tienen tiempo para pensar, sólo para contar el montonazo de dinero que les da alas dónde deberían ver grilletes.

Dentro de unos meses los alemanes se despertarán con el resto de países en torno suyo en llamas. Creerán que los demás se han vuelto locos. Se sentirán amenazados.

Eso forma parte del plan Bilderberger. Hemos tenido casos de ecoli en España, y además en familias cercanas a mi, así que no me vengan con cuentos de que aquí no hubo casos. Hubo miles, pero España es superfeudo, aquí no habla ni Dios.

En Alemania no hubo esa suerte, además de que en ese país ahora mismo no hay conexión apenas con el Uni-verso, sino con los Bilderbergers. Cualquier ataque biológico sobre Alemania causará más daño que en un país dónde la consciencia está subiendo.

Se verán brutalmente atacados, y ya sabemos lo que hacen los alemanes cuando sienten eso. Nada bonito, desde luego.

Ese drama, esa repetición enésima del drama, la podemos evitar. Con tal de reconocer que están fabricando el Cuarto Reich, otra quemada total de Europa, ya les costará más. Con tal de ir avisando en otros blogs, les costará aún más. Con tal de focalizar nuestra energía de seres luminosos sobre el agujero negro que cubre ese país, las dificultades en contra de los Bilderbergers se multiplican.

Es decirlo, hablarlo, apuntar con el dedo no a los alemanes, sino a los Bilderbergers. Es cuidarse mucho de no dejarse arrastrar por los idiotas de la prensa pagados en subir los ánimos, en calentarlos, en encenderlos.

Es tirar agua directamente sobre los redactores en forma de mensajes por la red avisando del fuego detectado. El Agua de la Vida, ese lo sabemos producir en la red como nadie.

Es una de sus últimas cartas. No pensaban jugarla, pero como aquí ni Lorca, ni radioactividad, ni bacteria… pues a quemar triunfos.

Les vamos a mostrar lo que es un pepino español. Y habrá que enseñarles a los alemanes que su uso no sólo es culinario, o mejor dicho, es bastante más culi-nario de lo que parece.

Y doblados, que así las momias Bilderbergers sabrán lo que es bueno.

Miguel Furlock



Fuente: Trinity Eyes
Escrito por Miguel Furlock

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?