viernes, 10 de junio de 2011

El eclipse de Sol de julio golpea a nuestro país




Desde la óptica astrológica hemos tratado mucho en este portal el tema de las influencias de los eclipses de Sol. Hoy les sugerimos que lean nuestros temas en este portal. Agregamos el de julio 1, que cae justo en puntos clave y detonantes del tema natal de Argentina.

Se produce en el signo de Cáncer y estimula negativamente a oposiciones del tema de la carta fundacional del país, sobre todo en lo que hace a pueblo y caos social.

Los que a través de años de estudios de investigación creemos seria y estadísticamente en la influencia de los tránsitos planetarios, siguiendo los estudios del Maestro André Barbault, y de los eclipses en las influencias que éstos producen no sólo en la naturaleza sino también en los comportamiento de las masas sociales populares, signando así ciclos positivos o negativos de acuerdo en el sector donde se concretan ellos.

En el caso de los Eclipses, a modo de ejemplo nada más, y dejando de lado los estudios natales que se hicieron de personas que controlaban nuestro fútbol, como de los jugadores y del cuerpo técnico señalábamos, en oportunidad de Mundial de Fútbol último, que el eclipse solar caía justo en el signo de Capricornio y que movía desde el Medio Cielo del tema argentino, el aspecto lunar negativo (19 grados), muy incidente en lo representativo a lo popular y que ello siendo negativo no determinaba alegría alguna sino por lo contrario frustración, por lo que el país no ganaría y los tránsitos determinaban un final en cuartos (ver Astrología Deportiva, 12/04/10, “La carta natal de la A.F.A. es mala para junio”, consignando que a más de los tránsitos negativos de planetas, el Eclipse Solar movía aspectos malos sobre la Luna del tema del país y que ello trasuntaba la imposibilidad de prever alegría por parte de él). Para los que no lo pueden ver, decíamos, entre otros análisis: “…el eclipse solar en el día de la propia final, caía justamente en oposición partil a la Luna del tema argentino mueve la oposición negativa de Sol/Luna del país siendo un indicio lógico de definitorio de que no podía ser campeona, y por los otros tránsitos ni pasar los cuartos finales…”




Hecha la aclaración saludable, entremos en el tema del eclipse actual a producirse, recordando que ya los eclipses anteriores de este año, que también caían en aspectos movilizadores negativos del país o de la Presidente, determinaban, como acaeció, el inicio de sectores focalizados de caos social en todos nuestro territorio (1/04/11-1/06/11 y el actual, 1/07/11).

El próximo, que se producirá este 1 de julio, cae justamente en 9 grados 12 del signo de Cáncer, gravitante al extremo en nuestro tema fundacional, toda vez que se ubica allí a nuestra LUNA, que nos representa a los argentinos todos, haciéndole una aproximada oposición desde el lugar en que se produce el eclipse, movilizando a la oposición negativa desde nuestro inicio de país, de SOL Capricornio, LUNA en Cáncer en nuestro propio Medio Cielo, posición de por sí gravitante, y es este eclipse el que moviliza ese mal aspecto natal, en un delicado momento que vive el país, y que, sin duda, por sus efectos en el día de su producción y posteriores, apoya nuestra hipótesis de trabajo de que, salvo rectificaciones de fondo políticas, el tejido social ya deteriorado se fracturará, tesitura a la que, en sus análisis políticos, algunos periodistas de prestigio nacional llegan desde otra punto de observación analítica.

Este eclipse será altamente gravitante en muchas zonas del planeta tierra, actuando no sólo en el plano de los fenómenos naturales, que ya los estamos observando y padeciendo en sus anteriores concreciones, de este año, sino en el campo social de los países, especialmente en nuestra Latinoamérica, especialmente en Venezuela, Bolivia, Chile y nuestra Argentina, como en países de Europa en general, con detonantes y efectos sociales, como en los Estados Unidos.

El excesivo frío, las nevadas, los temblores, estaban ya marcados desde el primer eclipse de este año, el del primero de abril. En lo político, son de esperarse graves reacciones populares, no sólo en la mayoría de los países, como lo estamos viendo y viviendo, sino específicamente en nuestro país, por la gravitación de Urano en Aries, Júpiter en Aries/Tauro, Saturno en Libra y el gran colisionador de malas conductas directrices, Plutón desde Capricornio.

Urano en Aries, un gran detonador denominado “rey de los imprevistos” o de lo imprevisible, de fenómenos naturales y de crisis sociales mayores, instalado ya en Aries a partir del pasado mes de marzo, por años.

Los mismos gravitarán indiscutiblemente en hiperinflaciones y depresiones económicas, que afectarán a los sectores sociales del mundo, y produciendo sus lógicas reacciones, con signos de violencia demostrativa, golpeando duramente en aquellos países del mundo como el nuestro, donde se finge una economía social progresista y se aplican sistemas de economía calvinista, o sea, indiferentes a los reclamos necesarios mínimos de las napas sociales, creando así como lo estamos viendo en el mundo y en nuestro país desobediencias justificadas desde lo humano. Por lo que esas desobediencias civiles, como las españolas, que determinaron un cambio drástico en las últimas elecciones municipales castigando precisamente al partido que portando emblemas de justicia social no cumplieron con ello y por lo contrario desoyeron las voces de angustiosas quejas populares.

Las confrontaciones sociales estarán a la orden día en el mundo y en mayor grado en países donde los contactos de Urano/Plutón/Saturno graviten en gran medida, como en nuestro caso, sobre nuestra carta natal.




Si a este Eclipse de Sol lo queremos registrar comparativamente, tenemos que mirar hacia el del 4 de enero de este año, donde se producía en el signo opuesto al actual en Capricornio y dado nuestro tema igualmente gestor sobre nuestras reacciones de quejas populares desde que ya el primero desde el Medio Cielo de nuestro tema, y el actual desde el Bajo cielo, ambos son movilizadores de la oposición natal de LUNA/SOL que, como bien sabemos, están ubicados uno en uno de esos signos y el otro en su opuesto.

Y que con este sistema de gobierno que desde su asunción resulta practicar el divisionismo de nuestra población entre sí y una oposición política -salvo excepciones- más preocupada en réditos personalistas que de bienestar social (un ejemplo reciente es el de Ricardo Alfonsín que, parodiando a Discepolín, le resulta igual llevar un hombre de pensamiento de centro izquierda como Hermes Binner que uno del más rancio pensamiento económico liberal y presidente del Banco Central bajo el menemismo, como compañero de fórmula), ahondan todos estos hechos mucho más los efectos negativos del eclipse en cuanto a la profundidad y al alargue de los tiempos en su accionar a posteriori.

El clima se va, para los que no usan anteojeras o quieran analizar la realidad que ve agravando día a día los males, notándose ello en las grandes ciudades, especialmente donde las connotaciones se muestran con mayor claridad y son reflejadas por la prensa nacional e internacional.

La desvergonzada corrupción pública y privada visible y las complicidades del sistema en sectores de la justicia son agravantes para las exigencias morales de Plutón, que se irán agigantando día a día.

No son éstos mensajes tremendistas ni lo pretenden ser, sino realistas y sólo basta consultar los reflejos de la prensa internacional para notar nuestra desubicación como país creíble y el asombro ante los manejos del país sobre un discurso ausente de realismo que cuenta insospechadamente con gran cantidad de población seguidora, reiterando así, una vez más, las épocas menemistas.

Al igual que en su momento lo tuviera y luego perdiera la gestión menemista que ganara tres veces votaciones presidenciales, aunque en la última hubo abandono ante la cruda realidad de observar el crudo despertar del ensueño de sectores de la clase media y pobre, que provocara la tremenda crisis financiera con la terminación del mito del 1 a 1 entre peso y dólar y que es justo reconocer que la presidencia provisoria de Eduardo Duhalde supo en ello paliar efectos gravísimos que se venían y los disipó, aunque no se le quiera reconocer por ese mal argentinismo inexplicable para analistas internacionales no sólo en este punto sino en lo general. (Ver en nuestro portal, el último análisis del tema de Eduardo Duhalde, en este del 22/12/10, intitulado “Ultimátum de Saturno-Plutón a los que siempre votan mal...”.

Los aspectos del Sol del eclipse que viene, con la Luna natal del tema nuestro de país en oposición, su aspecto de Quincuncio (que sabemos, por estudios anteriores en este portal, puede ser un gran desintegrador) a URANO/NEPTUNO de nuestro natal, desde el Medio Cielo de nuestro tema a ellos ubicados en la casa 2, significador sobre las finanzas, riquezas reales de la Nación que tiene o no, cómo se manejan los impuestos o las rentas con un sistema de justicia social o no (ver mi libro) o el sentido intrínseco de un gobierno de aplicar bien o mal los dineros de la Nación en un determinado momento (opinión de André Barbault). Efectos que producirán desde estos momentos anteriores ya a un eclipse cercano y a posteriori en meses.

Si a lo dicho de los aspectos que genera este próximo eclipse de Sol desde Cáncer agregamos la triple y negativa conjunción desde el Medio Cielo de nuestro tema a Mercurio/Venus/Sol en Medio Cielo casa 9 y 10 (formas de lograr o no, las aspiraciones de la Nación, y la 10, cómo se ejerce el poder del país en bien o mal de su pueblo por parte de quien detenta el control del mismo (ver mi libro, pág. 16), provocado por él, no podemos tener dudas en seguir sosteniendo que sea en estos tiempos o en próximos, de no mediar cambios estridentes y de justicia social, el país marcha a su colapso inexorablemente, no por un pensar personal tremendista, no deseado, sino porque la infinidad de autores, investigadores de estos temas son casi por una u otra forma coincidentes en el diagnóstico en más o en menos.

La última palabra siempre será la de Dios o el del Poder del Universo, se llame como lo piensa Carl Jung, el Inconsciente Colectivo, o como sea, pero será.

Partiendo de la base de la prestigiosa estudiosa Marisol González Strelin, que en su obra compartida con Geraldine Wankoswsky, “Los tránsitos astrológicos” (editorial EDAF/NUEVA ERA-5ª edición 2.006), sostiene sobre los dos planetas que hoy desde el Karma de país o su destino actual, le dan trascendencia suma a los planetas gravitantes SATURNO/PLUTÓN, el primero hoy sobre nuestro Ascendente fundacional y el segundo desde el bajo Cielo movilizador del Medio Cielo, donde ellas sostienen: “son los regentes del destino y si aprendemos a comprenderlos y manejarlos también aprenderemos a moldear nuestro destino, siempre que estos dos planetas estén conectados con aspectos del tema natal habrá una misión destinal para bien o mal según se actúe..” Las autoras se refieren a temas personales no mundanos, la extensión a estos últimos, o sea, de países por sana lógica son idénticos en la exigencia del cometido. Por ello reitero: en estas elecciones nos jugamos o una rectificación de mando salvadora o una continuación del citado accionar, sea cual sea el apellido que gane, que será sufriente y demoledor de no girar. No es grato ni saludable para el autor de esta nota diga esto pero, en rigor y en busca de la realidad, cabe que se aplique aquella frase de Perón de los últimos tiempos: “La única verdad es la realidad”, y en esto la realidad es la que venimos sosteniendo haciendo sana omisión de apellidos o ideologías, y reiterar el ya famoso giro pedido en el 2003, un giro demorado y necesitado de CIENTO OCHENTA GRADOS para salvarnos como Nación y como Pueblo.

Tema del Eclipse del 1 de julio, ubicado en el Medio Cielo de la carta fundacional de Argentina en el signo de Cáncer que efectúa las triples conjunciones (colorado) y una oposición a LUNA (colorado) y dos Quincuncios (azul) siempre amenazantes de desintegrar o desarmar:







Fuente: Enviado por el profesor Eduardo Marcelo Cocca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?