lunes, 27 de junio de 2011

Desinflando la burbuja: Grecia debe suspender pagos


La burbuja especulativa agoniza contra el reloj


En el año 2001 Argentina se vio obligada a suspender pagos como fruto de la aplicación de las políticas neoliberales dictaminadas por el FMI para, supuestamente, activar la economía del país. Los economistas del fondo quedaron desacreditados internacionalmente por su manifiesta incapacidad para encarar correctamente las causas y consecuencias de los problemas relacionados con la deuda estructural de los países. 10 años después la historia se repite, vuelven a aplicarse las mismas recetas erróneas y vuelven a obtenerse los mismos resultados.

La suspensión de pagos de Grecia parece inminente. Lo novedoso de la situación es que ahora no estamos en la “pobre y retrasada” América del Sur sino en la “moderna y avanzada” Europa, con un altísimo riesgo de contagio a todo la economía continental. Las élites financieras basan su juego en el engaño, la mentira y la especulación y el pueblo trabajador debe pagar la fiesta según las reglas del sistema. Pero este “software económico” cada vez funciona peor, hasta el punto de que hasta las propias élites ven ya peligrar la subsistencia de sus privilegios. El sistema que diseñaron tan cuidadosamente durante siglos amenaza con engullirlos también a ellos. Ahora parece que la deuda odiosa no volverá a ser pagada porque el pueblo está diciendo basta.



Para entender más sobre los “problemas griegos” y sobre su proyección continental es muy recomendable este reciente documental (2011) llamado “Deudocracia“, subtitulado en español, que está teniendo bastante éxito en Internet. Todo parece indicar a que la suspensión de pagos va a ser inevitable y el contagio a toda la zona “euro” será cuestión de poco tiempo. Europa y América han jugado al capitalismo contra China y parece que están perdiendo claramente la partida, pero el declive de aquellos también amenaza a la propia China y al resto del mundo. Algo nuevo, inevitablemente, tendrá que surgir en los próximos años porque la deuda privada que carcome a todas las grandes economías occidentales parece estar a punto de hacer estallar los diques de contención que las exíguas reservas públicas pueden ofrecer. El casco del buque capitalista occidental tiene abiertas importantes vías de agua, mientras muchos se empeñan en seguir tocando los violines en cubierta.


Fuente: AlertaGlobalizacion

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?