jueves, 9 de junio de 2011

Facebook y su nueva monedita

En medio de la crisis global que atraviesa la economía, las redes sociales se presentan como una opción para manejar el intercambio de productos y servicios. Facebook, con sus 500 millones de usuarios, podría intentar capitalizar su valor emitiendo los Facebook Credits, que servirían para realizar transacciones online.



Mark Zuckerberg: ¿De geek a banquero?

Facebook encabeza lo que algunos han llamado la nueva burbuja del internet. Valuado en más de US$ 50 mil millones después de la inversión del banco Goldman Sachs pese a que solamente ganó US$ 2 mil millones en el 2010, la mayor red social se enfrenta al reto de monetizar su potencial imperio. Un artículo de la revista Business Insider considera que la forma en la que Facebook se podría separar de gigantes digitales que cayeron (como AOL, Prodigy, MySpace, Second Life, etc.) es consolidando una moneda y un sistema de pago por internet.

Las personas que usan juegos como FarmVille ya estarán familiarizadas con los créditos de Facebook, una moneda virtual en la que cada crédito cuesta 10 centavos de dólar (de dinero real) y puede ser intercambiado por regalos o puntos en estos juegos. El mercado de bienes virtuales llegará a US$ 2.1 mil millonesen el 2011 y la moneda de Facebook comienza a convertirse en un actor real en ese mercado. Actualmente ya se pueden comprar tarjetas de regalo para créditos de Facebook en USA en tiendas como Wal Mart, Best Buy o Target.

Aunque parece lejano que Facebook expanda sus créditos a un sistema de pagos que funcione en todo internet, e incluso pueda convertirse en un banco virtual, ya que enfrenta los obstáculos de la preocupación de los consumidores por su privacidad y las regulaciones financieras para manejar depósitos e hipotecas, con el incremento del uso de smartphones en operaciones financieras esto puede cambiar.

El cofundador de Twitter, Jack Dorsey formó el start-up Square en el 2009 para ayudar a que los pequeños comercios en Estados Unidos aceptaran tarjetas de crédito con iPhones. AT&T, T-Mobile y Verizon han lanzado “carteras móviles” y American Express lanzó Serve en marzo 28, una aplicación que vincula cuenta de cheques, tarjetas de crédito y tarjetas de débito a los teléfonos y a las computadoras. Todo este interés está movido por los cargos, miles de millones de dólares, que ahora fluyen a Visa, Master Card y American Express: cada vez que se pasa una tarjeta de crédito el comerciante tiene que pagar un pequeño porcentaje a las compañías de crédito. Si cambias el procesador de la tarjeta, todas estos cargos podrían irse a otra parte.

Esto es justamente lo que hizo PayPal hace una década al idear una forma para que los usuarios de eBay transfirieran fondos de manera segura; ahora Pay Pal tiene 94 millones de cuentas activas y gana alrededor de 4 mil millones al año de un total de US$ 92 mil millones en transacciones vía PayPal (gana más que Facebook actualmente, aunque vale mucho menos). Esto significa un 18% del total global de e-commerce.

Con más de 500 millones de usuarios Facebook podría ser la competencia lógica de PayPal y robarle un buen pedazo de este creciente pastel. Facebook es la aplicación dominante en los smartphones, ya tiene una moneda (sus créditos), se ha expandido recientemente con sus sistema de Facebook Payments para pagar a los desarrolladores de aplicaciones y tiene con sus botones de “Me Gusta” la única verdadera utilidad en la red de evaluación de productos.



Si tan sólo 1 de cada 5 de los usuarios de Facebook adoptara Credits hoy Facebook ya serían tan grande como PayPal y una vez que sus usuarios estuvieran cómodos con sus créditos, entonces se podría hacer la transición a un banco global tradicional.

Al encogerse el espacio para anuncios al tiempo que más usuarios migran a pantallas más pequeñas como la de los smartphones (si los anuncios no quieren ser muy invasivos) y supuestamente no pudiendo lucrar con la información de sus usuarios, Facebook podría ofrecer a sus inversionistas un beneficio tangible con su esquema de créditos, el cual enfrenta pocos límites naturales. Utilizando Facebook Connect, el dinero de Facebook podría servir para hacer compras en todos los sitios asociados a esta aplicación, desde Amazon hasta un blog que venda camisetas. Antes, claro, Facebook tendría que superar el problema de la privacidad y otorgarle confianza a sus usuarios para que suban su cuenta de cheques, pero, si llega a resolver esto, Facebook podría asegurar su permanencia cuando se rompa la siguiente burbuja.

Facebook anunció hace un par de días que pagará a sus usuarios con su moneda virtual por ver anuncios, descargar aplicaciones o interactuar con sitios que se publicitan. La iniciativa obedece justamente a hacer que sus usuarios se familiaricen con su moneda virtual y la empiecen a usar con mayor frecuencia. Si Facebook ya es el Big Brother perfecto (o la máquina de espionaje perfecta según Julian Assange), los conspiracionistas tendrán un día de campo con el proyecto de esta compañía de instaurar una especie de moneda global virtual.


Fuente: Urgente24

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?