sábado, 18 de junio de 2011

Felip Puig y el misterio de los “manifestantes” con casco de moto



La imagen congelada también está sacada del primer minuto del famoso video "¿Quienes son los violentos?", antes de que aparezcan los rostros de los mossos infiltrados. El individuo del casco abandona rápidamente el lugar de los hechos justo unos instantes después del inicio de los altercados. Hay que estar atento porque solo son dos segundos.

Como ya se sabe activistas del Movimiento 15M de Barcelona consiguieron grabar a policías de paisano infiltrados dentro de la protesta ante el Parlamento. Hay quien les acusa, según voces que pueden oirse en el propio video, de generar los primeros incidentes que provocaron la carga policial y la posterior “criminalización” del movimiento por parte de la clase política y los medios de comunicación de masas.

Según esta fuente, testigos presenciales pudieron apreciar que los que forman la trifulca son “activistas” anónimos protegidos con casco de moto. (El casco podría ser, perfectamente un código de identificación. Además, permite el uso del pinganillo de comunicación de manera oculta y también puede ser fácilmente depositado en un coche de apoyo o en una mochila grande tras la acción).

Posteriormente, los manifestantes pacíficos reconocen a los infiltrados y los aislan, asociándolos presuntamente a la instigación de los incidentes. Curiosamente, señalan testigos que, en las mochilas de alguno de esos policías pudieron apreciar bultos similares a los cascos de motos. ¿Alguna explicación para estas extrañas coincidencias, señores Mas y Puig?.

En la misma linea de las recientes declaraciones hechas por el economista Arcadi Oliveres esto no supone una acusación sino la denuncia de unos hechos que precisan ser investigados. Tenemos derecho a la verdad, tenemos derecho a unos dirigentes políticos que no nos mientan ni nos oculten informaciones relevantes para la correcta comprensión de la grave crisis sistémica a la que nos enfrentamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?