jueves, 2 de junio de 2011

Tras el rescate, el segundo Banco de Islandia devuelve dinero a sus clientes




El segundo banco islandés ha tomado una medida sin precedentes en el sector. Tras haber sido nacionalizado en su totalidad para evitar la quiebra en 2008, ahora quiere compensar a los ciudadanos por pagar su rescate:

Landsbankinn va a devolver intereses y ayudas a los hipotecados con el fin de reducir su endeudamiento.


Esta iniciativa podría beneficiar a unos 70.000 clientes de la entidad y responde, a su juicio, al "compromiso y responsabilidad social corporativa" ante "la sólida posición financiera" por la que atraviesa después de dos ejercicios de crisis.

Los clientes de Landsbankinn podrán percibir el 20% de los intereses pagados desde diciembre de 2008, con un máximo de 6.000 euros. Pero, también ha puesto en marcha una medida para ayudar a aquellos que no llegan a fin de mes y no pueden cumplir con los compromisos de la hipoteca. Para ello, en lugar de calcular el valor de la vivienda en función de la tasación del inmueble, pasará a establecerse a precios de mercado, lo que provocará una disminución de la deuda por la caída en los precios de los inmuebles.

El banco islandés, además, da otra solución a sus clientes. Landsbankinn reducirá la deuda de aquellos ciudadanos cuyos números rojos estén muy por encima de la capacidad de pago del prestatario, tras un análisis previo de la entidad. Esta medida, según explicó ayer en un comunicado, permitirá reducir deudas de hasta cuatro millones de coronas (24.000 euros). Para acogerse a este beneficio, el cliente se comprometerá a pagar la cantidad pendiente en un plazo de tres años.


Disputa con Reino Unido


La decisión de regalar dinero se produce en medio de la disputa judicial que Islandia mantiene con Reino Unido y Holanda por incumplir sus compromisos. Los ciudadanos del país se negaron en referéndum a devolver unos 4.000 millones de euros que los bancos británicos y holandeses adelantaron a más de 320.000 personas tras la quiebra de Icesave, una filial de Landsbankinn.

El Gobierno tuvo que llevar a consulta pública la decisión de reembolsar el dinero ante la revuelta y desencanto social suscitado en Islandia.

El rescate del sistema financiero colocó al país en una situación crítica. La crisis provocó el colapso de su sector y el Ejecutivo se vio obligado a nacionalizar sus tres bancos, Glitnir, Landsbankinn y Kaupthing. Antes de esta decisión, su deuda era seis veces superior al Producto Interior Bruto (PIB). Fue tal la situación, que Islandia tuvo que reclamar ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI). A finales de 2008, el país percibió un préstamo por importe de 2.100 millones de dólares (1.800 millones de euros).

La respuesta de la ciudadanía es la protesta y una oposición al rescate de su sector financiero. Islandia es uno de los países europeos con mayores beneficios sociales y con uno de los estados de bienestar más avanzados. Con la ayuda del FMI, el Estado tuvo que emprender una serie de medidas de ajuste, lo que provocó la ira de la población y tumbó a su Gobierno con la convocatoria de elecciones anticipadas a principios de 2009.

Enviado por: Ana Isabel V.

Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?