sábado, 25 de junio de 2011

Una sonrisa infantil...

Es algo sumamente indescriptible,
como ducha helada en arenoso infierno
como ser una potente bailarina flexible,
como un soberbio y justo gobierno...

Son fuerte argumento por todos discutible,
algo mágico y feliz, propio y eterno
que muestra el poder de tu fuerza posible,
escribir tu propia vida con sangre en un cuaderno.

Siento algo eléctrico, inconfundible.
Cuando la veo, me salva del mundial averno,
una sonrisa me da esperanza, como un dulce fusible,
es como lluvia, sol, saboreados por un Interno,

porque cuando surge, ¡es imprevisible!
Hacen del momento limpio, cálido, tierno,
dan ganas de morderlo y hacerlo divisible,
una sonrisa es presencia de ángeles, es "adiós, invierno".

Es una potente arma contra lo indestructible,
porque esa sonrisa es suave, hija de lo materno,
convierte lo extraño y dudoso en algo comprensible,
inocente y dulce, sencillo, pensamiento hedierno.

Una sonrisa es cura compatible
incluso al más oscuro alaterno.
No puedo continuar, no es definible
el momento que reina cuando te sacan del infierno...


ALBA LOBERA VALLEJO.


1 comentario:

  1. Es por esto por lo que me encanta leer las lineas d tu mente, me han recordado la sonrisa en estos momentos en que mi mente atraviesa un umbral decadente y lugubre.
    Por eso mi felicidad es hacer sonreir a las personas

    ResponderEliminar

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?