lunes, 18 de julio de 2011

22.000 ilusiones rotas por un error informático en EEUU


Cada año el Departamento de Estado de EE. UU. otorga visas a aproximadamente 50.000 personas de todo el mundo. La publicidad afirma que el sorteo, cuyo premio es obtener el derecho a vivir y trabajar en Norteamérica, funciona completamente al azar. No obstante, esta vez EE. UU. anuló unos 22.000 resultados. Las autoridades insisten en que se trató de un fallo en el sistema electrónico.

"Un error en el programa electrónico provocó que más del 90% de los seleccionados fueran elegidos de las peticiones presentadas en apenas dos días antes del inicio de la lotería", cortesía del Departamento de Estado de EE. UU.

El desconsuelo de las personas que habían comenzado a planificar su vida en Norteamérica fue enorme. Muchos se sintieron engañados como Ikechukwu, un joven nigeriano que se mostró triste y abatido. "Por primera vez en mi vida gané en un sorteo y ahora me roban mi victoria, esto es realmente desgarrador", expresa Ikechukwu, ganador de una 'Green Card' cancelada.

Mientras tanto, las víctimas de este error garrafal se han unido en una red social llamada '22.000 lágrimas' y han entablado una demanda común contra las autoridades de EE. UU. Pero han perdido la batalla legal. Los expertos en las tecnologías informáticas afirman que tanto la decisión del Departamento de Estado, como la del tribunal no tiene ninguna lógica.

"El sistema de sorteo debería funcionar como el sistema aleatorio de un reproductor de MP3. Los temas se reproducirán al azar, y usted no se sentirá sorprendido si primero suenan tres canciones seguidas de un álbum, y luego 12 de otro disco diferente", comenta Daragh O’Brien, de la asociación internacional de calidad de información y datos.

El Departamento de Estado utilizó complicados argumentos técnicos para explicar el fallo, pero miles de afectados dicen que se sienten como si alguien jugara con sus vidas. Y por eso, nunca volverán a dejar su futuro al azar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?