domingo, 3 de julio de 2011

Ataques indirectos a China


Hilary Clinton, durante la visita oficial que en estos días hace por las colonias europeas del imperio estadounidense, ha recordado que recibir la visita de un jefe de estado responsable de conflictos armados con 300.000 víctimas es un hecho condenable. No se alegren todavía, no se estaba refiriendo a su propio jefe Obama, no. Se estaba refiriendo a Al Bashir, el presidente sudanés sobre el que pesa una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional por genocidio y crímenes de guerra y contra la Humanidad.

Al Bashir realizó recientemente una visita a China, donde fue recibido por su homólogo, el presidente Hu Jintao. Las relaciones comerciales de ambos países son cada vez más estrechas, no en vano China importa el 65% de la producción de petróleo sudanés. Una reserva de petróleo tan grande que el país africano podría estar recibiendo bombardeos en lugar de contratos y divisas si su “aliado comercial” fuera el imperio de Estados Unidos.

En un ataque pinza, llevado a cabo por Navi Pillay, ha criticado a China por el recibimiento ofrecido al presidente sudanés y ha manifestado que piensa que deberíamos creer que “el mundo entero está a favor de su procesamiento”. Esta mujer, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, no se ha pronunciado acerca de el hecho de que en el estado norteamericano de Illinois aún estuviera vigente la pena de muerte hasta hace apenas unos días, ni sobre que 34 de los estados del imperio estadounidense cuenten aún con la pena capital en su oxidada legislación penal. Tampoco se ha pronunciado Navi Pillay, sobre la vergonzante existencia de la cárcel ilegal de Guantánamo. Ni tampoco ha dicho nada sobre el trato inhumano dispensado por los invasores estadounidenses a los habitantes de los países cuyos recursos codician.

Parece más bien, que estas declaraciones en pinza, son un ataque indirecto a China, el gigante contra el que ni el imperio se atreve a enfrentarse.

Fuente: impresiones mias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?