martes, 26 de julio de 2011

Dimite el jefe de la agencia de seguridad cibernética de EEUU



Renunció el jefe de la agencia de seguridad tecnológica de EE. UU., Randy Vickers, después de que dos grupos de hackers lanzaran varios ataques a los servidores del Gobierno estadounidense robando datos y contraseñas de sus funcionarios.

Vickers era el jefe del Equipo de Computación y Preparación de Emergencias, un organismo operativo del Departamento de Seguridad Nacional responsable de proteger las redes informáticas estadounidenses de los ciberataques.

La información de su dimisión se dio a conocer a través de un correo electrónico emitido el lunes por Roberta Stempfley, secretaria de seguridad cibernética y de comunicaciones del Departamento de Seguridad, a unos empleados de la agencia. No hay explicaciones oficiales del porqué de la dimisión. Un funcionario del Departamento rechazó dar detalles sobre la renuncia añadiendo que el organismo no comentaba asuntos personales.

Que Randy Vickers dejara su cargo podría estar vinculado con los últimos ataques lanzados por ciberpiratas contra los servidores y páginas web de varios organismos estatales y privados estadounidenses.

El 11 de julio el grupo de hackers Anonymous atacó los sistemas de una consultora del Departamento de Defensa de EE. UU. Así los piratas tuvieron acceso a unos 90.000 correos electrónicos de militares norteamericanos y borraron cuatro gigabytes de código fuente desde un servidor no protegido.

Tres días después el subsecretario del Departamento de Defensa, William Lynn, reconoció que en marzo del año pasado el Pentágono sufrió un ataque cibernético realizado supuestamente por un gobierno extranjero, durante el cual fueron robados 24.000 archivos confidenciales.

Otro caso similar de lo que las autoridades consideran 'ciberterrorismo' está relacionado con Lulz Security, un grupo de piratas informáticos que apoya a Anonymous y que se considera el grupo hacker más peligroso del mundo. Los LulzSec, como solían llamarse, realizaron ataques a los servidores del Senado de EE.UU., de la CIA y de un departamento del FBI. Entre las empresas privadas que sufrieron las intervenciones de Lulz Security se hallan PlayStation y la cadena televisiva FOX.

El mes pasado Lulz Security anunció su disolución por haber logrado su objetivo de desestabilizar organismos corporativos y gubernamentales, y expresaron su deseo de que otros cibernautas tomen el relevo continuando el movimiento de los hackers.

En cuanto a la dirección de la agencia de seguridad tecnológica de EE. UU., la tomará con carácter interino Lee Rock, director adjunto de la agencia, hasta que se nombre a una nueva persona para liderar el organismo.

En el comunicado de Roberta Stempfley entre otras cosas se dice: “Estamos seguros de que nuestro organismo seguirá con éxito bajo su liderazgo [el de Lee Rock]”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?