miércoles, 13 de julio de 2011

EEUU no tiene dinero para pagar las pensiones




Dentro de poco las arcas del Estado norteamericanas no dispondrán de suficientes recursos para pagar las pensiones. Esta situación se podría dar en agosto si la Casa Blanca y el Congreso no llegan a un acuerdo acerca del aumento del nivel de endeudamiento.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que no puede garantizar el próximo pago del 3 de agosto de las prestaciones de jubilación a 27 millones de personas. La principal razón es la decisión pendiente sobre el nivel máximo de endeudamiento del país, que se tomará el 2 de agosto.

“No puedo garantizar que la pensión se pague el 3 de agosto si no resolvemos el problema (del límite de la deuda pública). Al Tesoro simplemente le podría faltar el dinero”, destacó Obama.

Si los republicanos y los demócratas no se ponen de acuerdo en aumentar el límite de la deuda, EE. UU. declarará un incumplimiento de pagos técnico o un impago.

La desición es sumamente importante no solo para la economía nacional sino también para la economía global. En particular, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha dicho que si EE. UU. no aumenta el techo de la deuda, habrá “consecuencias extremadamente peligrosas”. Las tasas de interés de los préstamos se elevarán notablemente y las bolsas de valores se derrumbarán, dijo Lagarde. La economía mundial se enfrentará a una nueva crisis.

Para evitarla, Barack Obama propone subir los impuestos a los ricos y reducir el programa médico. Los republicanos a su vez exigen mantener los impuestos en el mismo nivel y disminuir drásticamente el apoyo financiero para los pobres y los jubilados.

En los últimos dos años, el déficit presupuestario de EE. UU. ascendió a 2,8 billones de dólares, una cantidad que no se había alcanzado en los últimos 10 años. El 14 de febrero 2011 Obama envió al Congreso un proyecto presupuestario para el ejercicio fiscal de 2012 que proponía una reducción paulatina del gasto público en 1,1 billones de dólares para los próximos diez años.


LA LARGA LUCHA DE OBAMA CONTRA EL IMPAGO


El presidente de EE. UU., Barack Obama, declaró que haría todo lo posible para evitar un impago al menos en 2011. Para ello el Congreso tendrá que elevar el nivel de deuda pública más de 2 billones de dólares. ¿Es difícil para los estadounidenses vivir a crédito?

Los congresistas han pospuesto sus vacaciones y el presidente de EE. UU. se quedó de nuevo sin días de descanso para resolver el problema económico más espinoso: la elevación del nivel de endeudamiento. El Congreso y Barack Obama se reúnen cada día para alcanzar un consenso y alejar el peligro del cese de pagos que EE. UU. se verá obligado a declarar el 2 de agosto si los legisladores no incrementan el límite.

El país superó el límite ya el 16 de mayo al exceder el nivel de 14,3 billones de dólares, pero los 'trucos' de contabilidad del jefe del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, permitieron dilatar el impago.

El Congreso de EE. UU. no permitirá contraer más deuda hasta que se adopte una ley para reducir los gastos presupuestarios. Y son precisamente estos métodos de ahorro el último obstáculo entre el presidente demócrata y los republicanos.

“El presidente sigue insistiendo en el aumento de los impuestos, pero esto no es significativo en comparación con una reforma radical que sea capaz de resolver problemas a corto y mediano plazo, y quiero hacerlo. Quiero hacer lo que, en mi opinión, responde mejor a los intereses del país. Pero se necesitan dos para bailar un tango, y todavía no hay una pareja”, señaló el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

Barack Obama propone subir los impuestos a los ricos y aminorar el programa de seguro médico. Los republicanos a su vez exigen mantener los impuestos en el mismo nivel y disminuir drásticamente el apoyo financiero para los pobres y los jubilados.



Ni esta opción ni el impago le conviene a Barack Obama y a su canditatura presidencial para las elecciones de 2012. Sin la posibilidad de acceder a créditos, EE. UU. dejará de pagar intereses sobre los bonos, salarios y pensiones de los funcionarios públicos, y entonces la crisis económica de 2008 parecerá solo una pequeña falla en el sistema.

Aunque la decisión todavía no se ha encontrado, los opositores creen que lograrán llegar a un acuerdo para la fecha. Los gastos para la guerra, la educación y la medicina tendrán que reducirse, la única pregunta es en cuánto: un billón de dólares, dos o tres. El acuerdo final se conocerá dentro de no más de tres semanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?