lunes, 18 de julio de 2011

El oro supera los US$ 1.600, en su mejor racha desde 1980

Si la profundidad de la crisis de la economía de los países desarrollados se mide por el precio del oro... hay que preocuparse.




Activo refugio, el oro recibe una nueva oleada de inversiones, hasta superar la barrera de los US$ 1.600 la onza, en su mayor racha de subidas consecutivas desde 1980.

Las alertas de impago de la deuda pública de varios países extienden sus efectos por el conjunto de los mercados financieros. Las dudas sobre la solvencia se han disparado, y no sólo en Europa. La falta de acuerdo en USA para ampliar su techo de gasto mantiene en vilo a los analistas, y a las agencias de ráting.

Los inversores descuentan un posible impago de Grecia, o en el mejor de los casos, importantes quitas en sus pagos. De ahí que este clima de máxima desconfianza haya disparado el interés del bono griego a 2 años por encima incluso del 40%.

La sucesión de récords negativos vuelve a pasar factura al euro, al borde de perder los US$ 1,40.


La búsqueda de refugio convierte de nuevo al oro en el activo más alcista dentro de las materias primas. Su escalada continúa en marcha, y en medio del castigo que sufren la renta variable y buena parte de la renta fija pública, supera la barrera de los US$ 1.600 la onza.

El empujón hasta máximos históricos se produce fruto de su undécima jornada consecutiva de avances, lo que supone su mayor racha de subidas desde julio del año 1980, según datos de Bloomberg.

El oro eleva así su revalorización en lo que va de año al 13%. Salvo una brusca corrección en el segundo semestre, el metal precioso firmaría su undécimo año consecutivo de subidas, una racha inédita desde al menos 1920.

Los avances también alcanzan a otros metales preciosos como la plata. Su precio vuelve a situarse por encima de la barrera de los US$ 40 la onza.

La demanda de oro de inversión creció 52% respecto al mismo periodo de 2010, en un contexto de "crecientes dudas" sobre las deudas soberanas, según un informe del Consejo Mundial del Oro (World Gold Council).

Según el informe, esto se debe a que una parte importante de los inversores en oro a través de ETFs y otros productos financieros derivados prefirieron recoger beneficios durante este periodo.

Así, la demanda de lingotes de oro físico, que alcanzó las 280,4 toneladas, con un incremento del 62% respecto al mismo periodo de 2010, mientras que la demanda de monedas de oro oficiales subió un 39%.

Según Marta Domínguez, directora de operaciones de Oro Direct, estos fuertes impulsos alcistas sobre el precio del oro son sólo la "punta del iceberg" de un crecimiento paulatino y constante desde hace más de 10 años. Asimismo, ha recordado que para las economías emergentes como China e India son "una de las formas de ahorro más común".

El Consejo Mundial del Oro destaca en su informe que fue precisamente en las primeras semanas de enero, coincidiendo con una corrección en el precio del oro en varias divisas, cuando muchos inversores aprovecharon la oportunidad para comprar oro.

Los datos del informe del Consejo revelan que el mercado de oro de inversión chino es el que ha tenido los mayores crecimientos. La demanda de oro de inversión en China alcanzó las 90,9 toneladas, más del doble de las 40,7 adquiridas por este país entre enero y abril del 2010.

Los expertos explican este interés chino por la compra de oro en la efectividad del metal para preservar los ahorros frente a la inflación y la mayor disponibilidad de oro en el mercado promovida por los bancos chinos.

En Europa, la demanda responde a un "sostenido entusiasmo inversor" que se ha visto incrementado por las graves crisis monetarias sobrevenidas a causa de las deudas soberanas griega y portuguesa en primer lugar, y por las revueltas en los países árabes algo más tarde. Los principales repuntes han sido en Alemania y Suiza.

Así, Alemania demandó un total de 37,7 toneladas de oro de inversión, lo que supone un crecimiento 103%, y Suiza 28,2 toneladas, un 117% más que en 2010. Marta Domínguez considera que estos países cuentan con una notable tradición de inversión en lingotes y monedas de oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?