jueves, 21 de julio de 2011

Más de la mitad de los catalanes en paro no encontrarán nunca trabajo, según el conseller de "Empresa y Empleo" de la Generalitat

“Más de la mitad de los catalanes que están en paro no tendrá nunca trabajo”. El Consejero explica la razón: “Porque no tienen predisposición a trabajar o no tienen competencias para hacerlo”



“Más de la mitad de los catalanes que están en paro no tendrá nunca trabajo”. Quien así habla es el Consejero de Empresa y Empleo del gobierno de la Generalitat de Cataluña, Francesc Xavier Mena, en una entrevista recientemente publicada por un diario barcelonés. El Consejero explica la razón: “Porque no tienen predisposición a trabajar o no tienen competencias para hacerlo”.

No se asusten, sin embargo; pues, añade, el gobierno de los “recortes” a la sanidad y la educación que dirige Artur Mas tendría la solución: “Hay que darles formación. La gran revolución que hará este Gobierno y que cambiará la cara de Catalunya, creo, es copiar el sistema de formación profesional alemán. Ya lo hemos aprobado y lo estamos empezando a hacer”.

La cosa, explica el consejero Mena, consistiría en trabajar en dos sentidos: el primero es “volver al crecimiento económico”, con lo que se podría ampliar la oferta de empleo. El segundo es resolver la “falta de empleabilidad” de muchos parados. Y para ello, habría que integrar todos los servicios de Formación Profesional, y “que sean las empresas las que escojan los contenidos, en función de lo que necesiten”. Y subraya: “No lo deciden los profesores”.

Para completar el proceso, siempre de acuerdo con las declaraciones del consejero catalán, “se combinará la formación en el aula y en el taller”, para que “en vez de caer en el fracaso escolar los chavales aprendan un oficio que les entusiasme”. Y añade, con entusiasmo él también: “Acertaremos. A una persona que tenga oficio no le faltará nunca trabajo”.

En el mundo del señor Mena, aparentemente tan radiante, los factores que podrían revitalizar “una economía estancada como la nuestra” son dos: el turismo y las exportaciones; y afirma que “será un año extraordinario”. Por lo que hace al turismo, el Consejero se felicita por el hecho de que “la crisis del Magreb nos beneficia”. Este beneficio circunstancial y a corto plazo no parece, sin embargo, encajar muy bien con la visión estratégica que él mismo parecería sugerir. De hecho, reconoce que el turismo “tiene un riesgo: me da miedo que no lo sepamos mantener”. De todos modos, no le preocupa en demasía, pues confía en la potencialidad de la clientela que viene de Rusia y la que podría venir de Estados Unidos y también China. La parte de las exportaciones, cree Mena, nos la solucionará la economía alemana que estaría “estirando con fuerza”.


Fuente: kaosenlared

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?