jueves, 7 de julio de 2011

Micrófonos Indiscretos

Escrito por: Carlos Tena

Me figuro que las personalidades que se dedican a hacer política, suelen correr el riesgo de caer bajo la indiscrección del micrófono abierto (que les deja al descubierto, por no decir “en pelota viva”), cuando menos se lo esperan.
No voy a extenderme en las muchas anécdotas sobre el particular, ocurridas en el Parlamento, en los platós de TV, en el senado, durante entrevistas programadas, e incluso en la calle, como cuando en cierta ocasión, a la salida de la Cortes, Javier Arenas y dos de sus correligionarios, hablando del hoy denostado Alfredo Pérez Rubalcaba, sin apercibirse que a tres metros escasos, una cámara les estaba grabando con el micro encendido, comentaban ”este sí que es peligroso, porque hace muy bien su trabajo y como a nosotros nos gusta“, para soltar, segundos después, una frase que muchos esperábamos y que confirma las sospechas de que tanto el PP como el PSOE son la misma cosa, aunque se empeñen en lo contrario Victor Manuel y el Gran Wyoming.




La sentencia de Arenas fue, màs o menos: “Es una pena que no esté en nuestro partido…“, desiderátum que honra al dirigente andaluz y deja en pelota al cántabro de Solares, ya que de lo dicho se deduce que lo que hace don Alfredo y sobre todo, cómo lo lleva a cabo, es muy del gusto de los neo franquistas.
Hace unas horas, el alcalde de Madrid y la presidenta de la Comunidad, hablando sobre las cuentas de la villa y sus alrededores, parecían bastante cariacontecidos, hasta que Aguirre, La Cólera de Dios (sin darse cuenta de que el micrófono de los huevos, estaba abierto, una vez más) dejó caer algo que solemos decir muchos pensionistas y currantes a millones, aunque no sea fin de mes: “No tenemos un puto duro”, mientras Alberto asentía resignado.

Naturalmente no se refería a ella, sino a las cajas de su predio, que malgastan miles de euros en asuntos turbios, como pagar 3.000 euros mensuales a un delincuente cubano, cual es Raúl Rivero (poeta cuando no está bebido), o muchos miles más al terrorista, también cubano, Carlos Alberto Montaner, a su compinche Armando Valladares y al compadre de ambos, Alvaro Vargas Llosa, hijo de Nobel y activista anticubano, antivenezolano, antichino y antisandinista. O sea, anti-guo.
Qué tranquilidad la de quienes nada tenemos que ocultar… Ojalá hubiera un micrófono cerca, siempre que estuviéramos en la calle, para que se nos oyera alto y claro: “Ladrones, estafadores, mentirosos, aznarianos, papistas“. Pero a nosotros se nos cierran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?