lunes, 22 de agosto de 2011

Algunos países deberían abandonar el euro para garantizar su supervivencia


La idea de que la Eurozona deberá reducir su tamaño si quiere sobrevivir gana cada vez más adeptos. El semanario británico The Economist pone en cuestión la "supervivencia del euro" y cree que una ruptura de la moneda única "no es algo impensable". Y hoy mismo, Mohamed El-Erian, consejero delegado de Pimco, el mayor fondo de renta fija del mundo, ha asegurado que algunos países de la Eurozona deberían abandonar la región para garantizar la existencia del euro.

El resultado sería lo que El-Erian llama una "Eurozona de menor tamaño y mucho mejor integrada; una Eurozona con fortaleza fiscal" que contribuiría a poner fin a más de 3 años de crisis y a quince meses de turbulencias provocadas por los problemas de deuda en Europa.

En su discurso, que recoge Bloomberg, El-Erian también carga contra la gestión de los políticos, "el simple hecho de que se esté debatiendo el que algunos países tengan que abandonar la Eurozona supone un fracaso de los políticos por controlar la crisis" y un fracaso en su intento de generar confianza a los mercados.

Pero El-Erian no es el único en cuestionar el número de países que usan el euro y arremeter contra sus líderes. "Los responsables políticos advierten de que no debemos subestimar su compromiso con la unión económica y monetaria, pero quizá, al final, ellos mismos terminarán por escoger calidad por encima de cantidad", asegura Stephen Jen, socio gerente de SLJ Macro Partners LLP. "Los compromisos políticos para resolver al crisis no pueden ser infinitos", apunta este analista.


El coste de la crisis

Hasta ahora, la crisis de deuda le ha costado a Europa 365.000 millones de euros en rescates, teniendo en cuenta los préstamos a Grecia, Irlanda y Portugal; la creación de un fondo de rescate con un valor de 440.000 millones y un desembolso de 110.500 millones de euros por parte del Banco Central Europeo (BCE) en el marco de programa de compra de bonos en los mercados secundarios de deuda.

Martin Feldstein, profesor de la Universidad de Harvard, lleva mucho tiempo diciendo que la moneda única podría fallar debido a que economías tan divergentes no caben bajo el mismo techo y que naciones como Grecia podrían abandonar el euro. "Incluso si Alemania y los otros países estuviesen dispuestos a asumir el coste de evitar un default, ello no resolvería el problema a largo plazo del déficit comercial de Grecia y Portugal y su incapacidad para ser economías competitivas sin un ajuste gradual de su moneda".

Por su parte, el Nobel de Economía Paul Krugman concluyó en una entrevista el pasado 18 de agosto en Estocolmo que Grecia tiene actualmente un 50% de posibilidades de abandonar el euro. "Es una historia de miedo".


Datos económicos muy dispares

El economista de Societe Generale Klaus Baader asegura que las tasas de crecimiento en la región nunca han sido tan divergentes en toda la historia del euro como lo son ahora, con desviaciones de más de un 3%. Las deudas varían desde el 143% del PIB de Grecia hasta el 7% de Estonia, mientras que el desempleo ronda el 21% en España en comparación con el 4% de Austria.

Los diferenciales de crecimiento y la probabilidad de que los países se muestren dispuestos a seguir con los rescates se traducirá en una ruptura del euro en 2013, tal y como aseguró el Centro para la Investigación Económica y Empresarial con sede en Londres en un informe el pasado mes de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?