sábado, 13 de agosto de 2011

Berlusconi suprime 36 provincias, 50.000 cargos públicos y aumenta impuestos




El Gobierno de Silvio Berlusconi aprobó ayer un programa de ajuste adicional de € 45.500 millones para los 2 próximos años que incluye fuertes recortes y un aumento impositivo considerable para los más ricos.

El Gobierno italiano aprobó en Consejo de Ministros extraordinario un nuevo plan de ajuste presupuestario de cerca de € 45.500 millones para calmar la inquietud de los mercados sobre la situación que atraviesan las finanzas públicas del país.

La medida más llamativa, bautizada como "impuesto solidario", estará en vigor durante los 2 próximos ejercicios, aunque podría prolongarse hasta 2014. Aquellos que perciben más de € 90.000 anuales pagarán el 5% sobre la cantidad que exceda esa cifra en su declaración de la renta, mientras que los que ganan más de € 150.000 tendrán que abonar el 10% sobre lo que perciban por encima de esa cantidad.

Además, se elevará del 12% al 20% la alícuota impositiva sobre las rentas financieras -pero no la de los títulos del Tesoro- y se intensificará la lucha contra la evasión fiscal.

Con este paquete, que incluye tanto medidas de ahorro como recaudatorias, el Ejecutivo espera sanear las cuentas de Italia, cuya deuda pública supera el 120% del PIB, y alcanzar así el equilibrio presupuestario en 2013.

Un texto que apunta a conformar las exigencias del Banco Central Europeo (BCE) para la compra de deuda pública italiana y así aliviar la presión de los mercados sobre el país, dijo el 1er. ministro italiano, Silvio Berlusconi, durante la rueda de prensa posterior a la reunión.

Está previsto que dicho ajuste alcance los € 20.000 millones en 2012 y € 25.500 millones en 2013, en una actuación que obtendrá los recursos principalmente de los recortes del gasto, según explicó el ministro italiano de Economía, Giulio Tremonti, en la misma comparecencia ante los medios.

Con este nuevo paquete de medidas, el objetivo del Gobierno es pasar de un déficit del 3,9%, previsto para este año, a otro del 1,4% en 2012, paso previo a un equilibrio de las cuentas en 2013.

El paquete, aprobado en forma de decreto ley por el Consejo de Ministros, pasará ahora al Parlamento para su ratificación y, según los medios italianos, podría llegar al Senado el 22/08.

Berlusconi señaló que no considera necesario someter el texto a una cuestión de confianza durante la tramitación parlamentaria, en conformidad con el deseo expresado hoy por el presidente de la República, Giorgio Napolitano, de poder mantener un debate abierto a todas las fuerzas políticas.


Se suprimen 36 provincias y 1.500 ayuntamientos

Entre las medidas aprobadas se incluyen recortes en los fondos destinados a los entes locales y regionales y, aunque no se precisaron datos en la rueda de prensa, en la reunión con los representantes de esas entidades se habló de una disminución de € 9.500 millones, € 6.000 millones en 2012 y € 3.500 millones en 2013.

El nuevo recorte suprimirá, así, 36 provincias, 1.500 ayuntamientos y 50.000 cargos públicos, según adelantan algunos medios italianos.

Asimismo, el Gobierno de Berlusconi espera rebajar los costes de la política, entre los más altos de Europa, con una serie de medidas para contener el gasto y a través de recortes en los recursos destinados a los ministerios.

En la comparecencia ante la prensa, los políticos se comprometieron a reducir en 2012 en € 6.000 millones los fondos destinados a los ministerios, mientras que no hicieron referencia a los € 2.500 millones de recortes previstos para 2013 en el borrador, filtrado por los medios de comunicación.

El texto incluye las sanciones por no emitir factura y la obligación de utilizar sistemas de pago que dejen constancia en operaciones sujetas al pago del IVA que superen los € 2.500.

Con la intención de aumentar la productividad, el Gobierno propone mover al lunes las fiestas no religiosas del calendario laboral y evitar así los puentes.

Asimismo, entre las medidas a aplicar en los próximos 2 años se contempla la posibilidad de llevar a cabo privatizaciones en los servicios locales y se incentivará las liberalización de la actividad económica.

"Estoy sin palabras por su falta de ideas", espetó Gianfranco Fini, presidente de la Cámara y exsocio de Berlusconi, ahora en la oposición de centroderecha. La patronal dice que no entiende las propuestas del Ejecutivo; los sindicatos denuncian que las medidas afectan a las clases débiles, jubilados y jóvenes precarios, y la mayor confederación de trabajadores (CGIL) saca del baúl la amenaza de huelga general.

Los administradores locales, también varios del partido de Berlusconi, vuelven a afilar sus armas. "Practican recortes a la calidad de vida de los ciudadanos", se enfurece Gianni Alemanno, alcalde de Roma y peso pesado del partido, el Pueblo de la Libertad. "Es el tercer ajuste que hace caja atacando a los órganos locales", reflexiona Roberto Formigoni, también del PdL y gobernador de Lombardía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?