viernes, 19 de agosto de 2011

China precisa los términos de su cooperación con USA


Los máximos líderes chinos expresaron este viernes (19/08) al vicepresidente de USA, Joe Biden, su confianza en que USA saldrá del bache financiero actual, tema no menor si se considera que Beijing es un acreedor con mucho poder de daño. Pero no lo hace gratis. A cambio, pide más tecnología.



Los máximos líderes chinos expresaron este al vicepresidente de USA, Joe Biden, su confianza en que USA saldrá del bache financiero actual, tema no menor si se considera que Beijing es un acreedor con mucho poder de daño. Pero no lo hace gratis. A cambio, pide más tecnología

El voto de confianza dado este viernes al vicepresidente de USA no es meramente una expresión de deseos. Hay que recordar que China es uno de los principales tenedores de deuda estadounidense, lo que es decir, un acreedor importante con mucha capacidad de daño. Por lo tanto, la confianza (que de alguna manera Beijing puede efectivamente contribuir a consolidar) tiene como contrapartida un pedido para una mayor apertura de la primera economía mundial a la de China, especialmente en materia de alta tecnología.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, se reunió con Biden en Zhongnanhai (sede del Consejo de Estado), donde dio las muestras de apoyo que la Casa Blanca busca con esta visita asegurando que China "confía plenamente en que la economía estadounidense superará las dificultades y retornará a la senda normal del desarrollo".

La muestra de apoyo viene luego que el vicepresidente chino, Xi Jinping le haya solicitado a su par estadounidense que China y USA trabajen unidos para "reforzar la confianza de los mercados", porque ambos países tienen la "responsabilidad" de fortalecer la coordinación de las políticas macroeconómicas, según daba cuenta Urgente24 este jueves (18/08).

Xi ha subrayado que USA y China, por ser las 2 mayores potencias económicas mundiales, tienen que trabajar juntos en el marco del G-20 para promover una recuperación económica global.

Según las declaraciones publicadas por el diario oficial chino, Xi y Biden no habrían mencionado durante su reunión la decisión de la agencia de calificación estadounidense Standard & Poor's de rebajar la nota de la deuda pública estadounidense (algo muy curioso porque China es el 2do. mayor tenedor de bonos estadounidenses, detrás de la Reserva Federal).

Sin embargo, luego del pedido de cooperación, vino el requerimiento. Si es que nada es gratis en esta vida…

"Es importante el mensaje dado a la opinión pública china de que USA cumplirá su palabra y sus obligaciones al respecto de su deuda estatal", señaló Wen, quien añadió que ello "dará un impulso a la confianza de los inversores en la economía estadounidense".

Biden, por su parte, subrayó a Wen que USA "va a cuidar su deuda pública, y no simplemente porque China posee un 8% (en forma de bonos adquiridos), sino porque un 85% es propiedad de los estadounidenses".

"Apreciamos la inversión china en la deuda estadounidense, y quiero dejar claro que no tienen nada de que preocuparse", intentó llevar calma el vicepresidente de USA.

Las muestras de apoyo de China, el principal acreedor externo de USA, son sin duda importantes en un momento en que la primera economía mundial atraviesa una crisis de confianza, debido a la degradación de su deuda por parte de Standard & Poor's y a las interminables (y aparentemente, no satisfactorias) negociaciones que necesitó para subir el techo de su endeudamiento.

China es, como se dijo, el mayor acreedor externo de USA, al poseer US$ 1,16 billones de bonos, equivalentes a la tercera parte de la enorme reserva de divisas del país asiático, la mayor del mundo.

Pero Xi, llamado a convertirse en el máximo líder de China en 2013, fue más allá de las palabras amables y pidió a USA, entre otras cosas, acciones para relajar las restricciones en las exportaciones de alta tecnología estadounidense al gigante asiático.

"Esperamos que USA elimine interferencias y el proteccionismo en el comercio y la inversión, y tome medidas puntuales y concretas en los sectores que preocupan especialmente a la parte china", señaló.

Incluso fue más ala t reclamó: “Beijing quiere una relajación de la exportación de productos de alta tecnología a China, así como un justo entorno para que las firmas chinas inviertan en USA".

La restricción de tecnología estadounidense a China -por motivos de seguridad estratégica, según Washington- causa desde hace tiempo dolores de cabeza a Beijing, interesada en la transferencia de I+D para mejorar el valor añadido de su industria, tradicionalmente basada en productos "baratos". Sin duda, la brecha tecnológica que USA mantiene sobre China es un gran activo de Washington que no quiere relegar a costo alguno. El pedido por parte de su rival en tèrminos de poderìo, que a la vez, es su principal acreedor foràneo, no se una expresiòn de deseos sino un reclamo a considerar seriamente.

Como contrapartida, Xi aseguró también que China intensificará la protección de la propiedad intelectual, tema que desvela a Washington, y dijo que la segunda economía mundial va por buen camino y no experimentará el "aterrizaje forzoso" que varios economistas prevén a largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?