lunes, 29 de agosto de 2011

Crean la primera planta nuclear para asentamientos en la Luna y Marte


Investigadores estadounidenses han desarrollado la primera planta de energía nuclear para la producción de electricidad en las bases de la Luna, Marte y otros planetas. Estas plantas no se parecen en nada a las plantas terrestres, según ha explicado el director del proyecto, James E. Werner, en una ponencia en el último National Meeting & Exposition of the American Chemical Society (ACS).

En opinión de Werner, esta tecnología de fisión innovadora es muy diferente de las actuales estaciones terrestres de energía nuclear, que se extienden sobre enormes extensiones de tierra y poseen grandes estructuras, como las torres de refrigeración.

En palabras de Werner, “en esta nueva tecnología de fisión, el reactor en sí puede medir aproximadamente 30 centímetros de ancho por 60 de alto, aproximadamente el tamaño de una maleta de mano. Además, no hay torres de refrigeración”.

“Un sistema de energía de fisión nuclear es una unidad compacta, fiable y segura que puede ser fundamental para establecer plataformas o hábitats en otros planetas. Esta tecnología se puede aplicar en la Luna, en Marte, o donde la NASA necesite un punto generador de potencia continua”, ha detallado.

El equipo tiene previsto construir una unidad de demostración de esta tecnología en 2012. Se trata de un proyecto cooperativo entre la NASA y el Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE, por sus siglas en inglés). Werner ha dirigido el proyecto del Laboratorio Nacional del DOE en Idaho, que incluye la participación en el diseño del reactor y los equipos de modelado, el desarrollo y fabricación de combustible y el desarrollo de una pequeña bomba eléctrica para el sistema de refrigeración.

La luz del sol y el combustible han sido los pilares para la generación de electricidad en las misiones espaciales en el pasado, pero la energía solar tiene sus limitaciones. El sol hace un gran trabajo en el suministro de electricidad en órbitas cercanas a la Tierra, pero la energía nuclear ofrece algunas características únicas que podrían sustentar puestos tripulados en otros planetas o lunas.

“La mayor diferencia entre los reactores de energía solar y la energía nuclear es que los reactores nucleares pueden generar energía en cualquier ambiente”, ha explicado Werner, “la tecnología de fisión nuclear no depende de la luz solar, por lo que es capaz de producir grandes cantidades constantes de energía durante la noche o en entornos hostiles como los de la Luna o Marte. Un sistema de energía de fisión en la Luna podría generar aproximadamente la misma cantidad de energía necesaria para alimentar ocho casas en la Tierra. Además, este sistema de energía podría funcionar en una gran variedad de ubicaciones, como en cráteres, cañones y cuevas”.

Werner ha precisado que “el punto principal es que la energía nuclear tiene la capacidad de proporcionar energía en cualquier parte de nuestro sistema solar y que esta tecnología está desarrollada, es asequible y segura”.

Los sistemas de fisión nuclear dependen de la energía generada a partir de la fisión del núcleo; esta funciona dividiendo los átomos de uranio para generar calor, que luego se convierte en energía eléctrica. Los componentes principales de un sistema de energía de fisión son similares a los que se encuentran en los reactores comerciales actualmente en uso: una fuente de calor, un conversor de energía y acondicionadores de potencia y distribución.

Werner ha indicado que, a pesar de las similitudes en los componentes, los sistemas de fisión nuclear para aplicaciones espaciales cuentan con una serie de diferencias en comparación con los reactores comerciales; y ha explicado que “si bien la física es la misma, los niveles de baja potencia, el control del reactor y el material utilizado para la reflexión de neutrones son completamente diferentes”.

Según Werner, una vez que esta tecnología se encuentre totalmente desarrollada y validada, puede llegar a ser una de las opciones más asequibles y versátiles para proporcionar energía a largo plazo a las exploraciones espaciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?