lunes, 29 de agosto de 2011

Disturbios en la localidad donde fue asesinado un joven chileno a manos de la Policía


Jóvenes que pertenecerían a la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación chocaron este sábado con la policía en Macul, la comuna santiaguina donde el viernes a la madrugada fue asesinado de un balazo el adolescente Manuel Gutiérrez.

Según un reporte radio Cooperativa reseñado por la agencia Télam, las refriegas comenzaron cuando los jóvenes instalaron barricadas que interrumpían el tránsito en esa zona del centro-oeste de la capital chilena.

Personal de Fuerzas Especiales acudió al lugar para despejar la zona, pero fue atacado por los manifestantes, que les arrojaron palos y piedras.

Los carabineros respondieron entonces lanzando gases lacrimógenos y utilizando un camión hidrante, añadió el informe radial.

Los estudiantes gritaban consignas aludiendo a Gutiérrez, asesinado en las horas posteriores al final de la jornada de 48 horas de huelga general celebrada el miércoles y jueves últimos, convocada por la Central Unitaria de Trajadores (CUT).

Familiares de Manuel acusaron del hecho a la policía militarizada de Carabineros, pero las autoridades negaron cualquier responsabilidad de la fuerza en el crimen.

Finalmente, los efectivos policiales lograron dispersar a los manifestantes y restablecer el tránsito en el sector.

Critican reacción de Carabineros

Lorena Fries, del Instituto Nacional de Derechos Humanos, criticó este sábado la reacción de Carabineros ante la muerte del joven.

“No nos parece que la respuesta de plano de Carabineros sea no vamos a investigar porque no tenemos nada que ver”, dijo Fries en declaraciones a radio Cooperativa, en alusión a las declaraciones del general Sergio Gajardo, quien descartó que su personal estuviera involucrado en esa situación.

Según el balance oficial entregado por el Gobierno, el paro de dos días convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), culminó en la madrugada de este viernes con un adolescente muerto, 153 carabineros y 53 civiles lesionados y 1.394 detenidos.

“Nos parece un hecho grave que debe ser esclarecido, y nosotros estamos en condiciones, el lunes o martes, de presentar una denuncia al Ministerio Público, porque en esto se requiere el máximo de transparencia. De lo contrario, se va generando una escalada de desconfianza entre la ciudadanía y Carabineros”, comentó Fries.

La directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, que también se refirió a las manifestaciones sociales de los últimos tres meses dijo estar “en condiciones de decir que ha habido hechos de excesiva violencia, pero que estos no constituyen un plan deliberado de salirse del formato por parte de Carabineros”.

“Eso quiere decir que ha habido hechos graves, pero que corresponden a situaciones particulares de la policía. Son hechos aislados en el sentido de que no son parte de un plan, pero son los suficientes en términos de cantidad para decir que son prácticas de carabineros que no son pocas”, enfatizó.

Fries mencionó la “práctica más o menos generalizada de golpizas a las personas detenidas arriba de los microbuses de carabineros, un castigo que está fuera de lo que puede hacer la policía”, subrayó a radio Cooperativa.

El fiscal Claudio Suizo, a cargo del caso, ordenó este viernes la incautación de las armas de 35 funcionarios de carabineros de turno, la noche del jueves, en la zona donde falleció el adolescente.

Las armas de estos funcionarios serán comparadas con la bala extraída desde el cuerpo del joven, un proyectil nueve milímetros, recuperado por especialistas del Servicio Médico Legal.

La investigación puede tardar unos 15 días y debería confirmar o descartar si el arma de algún policía ocasionó la muerte del menor Manuel Gutiérrez Reinoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?