lunes, 15 de agosto de 2011

Draco: ¿El remedio contra todos los virus?


Un medicamento desarrollado por el Lincloln Labroratory y del grupo Nanoscales Technologies en USA podría terminar con las infecciones virales como las conocemos. El fármaco detecta el funcionamiento de virus en una célula y desencadena una reacción que hace que la célula se "suicide" eliminando así el entorno en el que el virus puede autoreplicarse. "Teoricamente, funciona para cualquier virus", sostienen sus inventores.


Un artículo publicado por el sitio web del MIT de USA da cuenta de un descubrimiento que podría patear el tablero de la medicina para siempre: un fármaco que detecta todo tipo de virus y lo destruye.

Si bien la mayoría de las enfermedades bacteriales pueden ser tratadas con la penincilina (lo más cercano al remedio unversal que ha hallado la ciencia occidental), las infecciones virales siguen siendo elusivas para la farmacopea moderna.

Sin embargo, un nuevo fármaco en desarrollo es capaz de identificar las células que han sido infectadas por cualquier tipo de virus y matar esas células para acabar con la infección.

El fármaco actúa sobre un tipo de ARN producido sólo por células que han sido infectadas por un virus. “En teoría debería de funcionar contra todos los virus”, dice Todd Rider del Lincloln Labroratory y del grupo Nanoscales Technologies, responsable de este invento.

Para su agente terapéutico antiviral Rider se inspiró en los sistemas de defensa de las células vivas. Cuando las células son infectadas por un virus, proteínas se adhieren al sdARN detonando una cascada de reacciones que previenen que un virus se autorreplique. Sin embargo, algunos virus son más listos y logran bloquear ese sistema impidiendo que se detonen las reacciones de defensa.

La idea de Rider fue combinar una proteína que se alía con el dsRNA con otra proteína que induce a las células a que implementen una apoptosis (suicidio celular programado) –el cual se detona, por ejemplo, cuando una célula determina que está en ruta de volverse cancerígena. Así que cuando una parte de DRACO se une al dsARN señala a la otra parte que inicie un suicidio celular.

Pruebas en ratones demuestran que DRACO no es tóxico. Se espera iniciar pronto pruebas clínicas en humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?