martes, 30 de agosto de 2011

El Huracán Irene fue la excusa perfecta para desviar fondos de FEMA


FEMA es un organismo coordinador para situaciones de emergencia en USA. Irene, la tormenta tropical que apenas rozó la costa este de USA y generó más revuelo mediático que daños materiales, serviría al gobierno de USA para darle más fondos al organismo. FEMA dispondría de poderes de gobierno de facto si la emergencia así lo requiere. Con más fondos y alertas de desastres, FEMA podría tomar el control de USA como denuncian algunos investigadores.



Tormenta tropical Irene tocando la Costa Este de USA



El total de gastos por daños causados por el huracan Irene en los estados del Atlántico Norte aún están siendo tabulados. Sin embargo muchos se preguntan sí FEMA (Federal Emergency Management) tendrá suficiente dinero para ayudarlos. Las pérdidas pueden ser de hasta 10 billones de dólares. Los representantes de las aseguradas dicen que, las pérdidas son menos severas que las del huracán Floyd, el cual devastó las costas de Carolina del Norte y Virginia en 1999.

En estos momentos FEMA cuenta con US$ 1 billón, disponible para auxiliar al público, pero ha tenido que suspender una gran parte de la ayuda para Joplin, MO. Escuelas carreteras y otras estructuras tendrán que esperar, puesto que el huracan Irene se cruzó en su camino. Esta decisión afecta a victimas de tornados y otros desastres en el medio oeste, en espera de ayuda. “Las perdidas causadas por Irene son de prioridad inmediata, es urgente que respondamos a este desastre el cual afectó a ocho estados del este”, declaró Rachel Racusen, vocera de FEMA.

El presidente Obama firmó la declaración de ayuda por emergencia y desastre para Washington DC, Delaware y la isla de Puerto Rico en donde se sufrieron daños por el huracan Irene la semana pasada. Los gobernadores han dado su voto de confianza a FEMA, quién lucha por limpiar su reputación después de los problemas sufridos tras acusaciones de lentitud y falta de interés cuando huracán Katrina azotó a New Orleans.

Hay muchos árboles caídos, gran inundación y falta de fluido eléctrico, se estiman que cerca de 26 perdieron la vida por la tormenta Irene. Las pérdidas pueden ser cuantiosas pero aún es temprano, se pagó cerca de $11 billones por daños del huracán Katrina y se espera pagar mucho más por el huracan Irene.

Muchas de las infraestructuras de los estados del este de USA son muy viejas y necesidad de reparación y mantenimiento, la cantidad de dinero necesario tendrá que ser estimada para incluir ésta mejoras. “Se que hay un problema enorme con las infraestructuras, pero tenemos que comprender que invertir en las mismas nos ahorrará dinero, nos dará más seguridad y ayudará la economía del país”, manifestó Corey Baker, gobernador de Newark, NJ.

Aunque no es la manera ideal de crear empleos, este será un resultado positivo de los recientes acontecimientos producidos por el huracan Irene. De alguna manera, y para un país sumido en una tremenda crisis económica, un aumento en el presupuesto del FEMA podría ser visto como una forma de keynesianismo encubierto, donde un organismo del estado proporciona a la población fondos para reconstruir el país.

En este esquema, sectores de extrema derecha en USA, como el Comité de Acción Política LaRouche, cuestionan al presidente Barack Obama por el abandono del presupuesto para FEMA.


Una nota en el sitio oficial de la agrupación titulada “El fondo de ayuda para desastres de la FEMA podría agotarse debido a la negligencia malévola de Obama y el GOP” presiona al gobierno demócrata para destinar más fondos al organismo, aparentemente sumido en un fuerte déficit luego del desastre de Katrina.

El revuelo mediático provocado por Irene, que permitió que el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, evacuara compulsivamente a 250 mil personas por una tormenta que estaba amainando, sin dudas contribuyó a dar fuerza a las voces que piden que FEMA cuente con mayor financiamiento.


¿Qué es el FEMA?

La Federal Emergency Management Agency (FEMA) es una agencia del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos, creada inicialmente por una Orden Presidencial de Jimmy Carter el 1 de abril de 1979.

FEMA tenía un concepto original cuando fue creada: asegurar la sobrevivencia del gobierno de USA en el caso de un ataque nuclear en el país. También se le dio la tarea de ser un organismo de coordinación en tiempos de desastres internos, tales como terremotos, inundaciones y huracanes.

Entre otras agencias, FEMA absorbió las actividades de la Administración Federal de Seguros, la Administración Nacional de Prevención y Control de Incendios, el Programa de Preparación de la Comunidad del Servicio Meteorológico Nacional, la Agencia Federal de Preparación de la Administración de Servicios Generales y la Administración Federal de Asistencia en Desastres del HUD. Las responsabilidades de defensa civil de la Agencia de Preparación de Defensa Civil del Departamento de la Defensa también fueron transferidas a la nueva agencia.

John Macy fue designado primer director de FEMA. Macy hizo énfasis en las semejanzas entre la preparación para riesgos naturales y las actividades de defensa civil. FEMA empezó a elaborar un Sistema Integrado de Manejo de Emergencias con un enfoque en todos los riesgos, que incluía “sistemas de dirección, control y advertencia que son comunes en la gama completa de emergencias, desde eventos aislados hasta la máxima emergencia: la guerra”.

La nueva agencia enfrentó muchos retos poco usuales en sus primeros años que destacaron la complejidad del manejo de emergencias. Los primeros desastres y emergencias incluyeron la contaminación de Love Canal, la crisis de refugiados cubanos y el accidente en la planta de energía nuclear de Three Mile Island. Más tarde, el Terremoto de Loma Prieta en 1989 y el Huracán Andrew en 1992 centraron la atención nacional en FEMA.

En 2001, el presidente George W. Bush nombró a Joe M. Allbaugh como director de FEMA. En pocos meses, los atentados del 11 de septiembre de 2001 obligaron a la agencia a centrarse en los problemas de preparación y seguridad nacional, y pusieron a prueba a la agencia de maneras sin precedentes. La agencia coordinó sus actividades con la recién formada Oficina de Seguridad Nacional, y la Oficina de Preparación Nacional de FEMA recibió la responsabilidad de contribuir a garantizar que los primeros funcionarios de la nación encargados de responder fueran capacitados y equipados para enfrentarse a armas de destrucción masiva.

Miles de millones de dólares de nuevo financiamiento se destinaron a FEMA para ayudar a las comunidades a hacer frente a la amenaza del terrorismo. A pocos años de su vigésimo aniversario, FEMA estaba dirigiendo su enfoque en “todos los riesgos” hacia cuestiones de seguridad nacional.


NWO

Algunas personas se han referido a ésta como el “gobierno secreto” de USA. No es un organismo elegido, no se involucra en anuncios públicos y tiene un presupuesto casi secreto de billones de dólares.

FEMA tiene el poder para suspender leyes, mover poblaciones enteras, arrestar y detener ciudadanos sin necesidad de orden y mantenerlos sin un juicio, puede confiscar propiedad, alimentos, sistemas de transporte y puede suspender la Constitución. Son estor últimos datos los que han llevado a tejer numerosas teorías acerca de las posibilidades de que FEMA establezca un gobierno totalitario en USA.


Según esas teorías, para 2008, FEMA solamente había gastado 6 por ciento de su presupuesto en emergencias nacionales, la mayor parte de su presupuesto habían sido usados para la construcción de instalaciones subterráneas secretas para asegurar la continuidad del gobierno en caso de una emergencia mayor, interna o externa.

En “Police State 4": El ascenso de FEMA“, el documentalista Alex Jones busca probar la existencia de una red secreta de campos FEMA, siendo ahora expandidos en todo USA.

El complejo militar-industrial estaría transformando la nación alguna vez libre en un gigantesco campo de prisioneros. Una red electrónica de control, construida en nombre del combate al terrorismo, fue realmente edificada para esclavizar al pueblo americano. Escáners corporales, armas de sonido, ciudadanos espía, terror de falsa bandera y cámaras en cada esquina — es sólo el comienzo del infernal plan del Nuevo Orden Mundial.

En su film, Jones expone cómo el programa de “Continuidad de Gobierno” ha establecido un poderoso estado fantasma.



Huracán Irene - ¿Podría ser HAARP?


Nota, Alba-CM: Seguiremos investigando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?