jueves, 25 de agosto de 2011

Las vacaciones de Michelle Obama le salen caras al contribuyente




En medio de una crisis financiera y política y de desastres naturales que afectan a Estados Unidos la pareja Obama se permitió una escapada a la isla de Martha's Vineyard, cerca de la costa este de Estados Unidos. No todos aprueban esta decisión del presidente, pero su esposa se ha encargado de irritar todavía más a los ciudadanos indignados por estos hechos.

Algunas fuentes aseguran que durante el pasado año la primera dama gastó 10 millones en sus vacaciones, dinero que fue pagado por los contribuyentes estadounidenses. Suele alojarse en hoteles de cinco estrellas, hacerse masajes y consumir alcohol caro, mientras los trabajadores norteamericanos no tienen la posibilidad de tomarse un descanso en el trabajo. En caso de que tengan trabajo: más del 9% están en paro actualmente.

La esposa del presidente disfrutó de vacaciones durante 42 días en total en el presente año. Se gastó 375.000 dólares en España, también se permitió un viaje de cuatro días al pueblo de Vail, estado de Colorado, donde el hotel le costó 2.000 dólares por noche. Esta vez el alquiler de una propiedad para toda la familia en Martha's Vineyard le salió a la pareja presidencial por unos 50.000 dólares por semana. Se supone, eso sí, que una parte de los gastos se pagará con el dinero propio del matrimonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?