viernes, 19 de agosto de 2011

Los planes de Washington contra Venezuela


El gobierno de EEUU ha aumentado las acciones agresivas contra el gobierno de Chávez, en un intento de aislar al mayor productor de petróleo y ayudar al derrocamiento del presidente venezolano.

Durante una audiencia el pasado viernes 24 de junio en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes sobre "Actividades sancionables en Venezuela", demócratas y republicanos pidieron que el gobierno de Obama tome acciones más agresivas contra el gobierno de Hugo Chávez. El jefe de la Subcomisión de Asuntos Exteriores para el Hemisferio Occidental, Connie Mack, republicano de Florida, calificó al gobierno venezolano de "terrorista" y dijo que "es hora de actuar para contener la peligrosa influencia de Hugo Chávez y las relaciones de Venezuela e Irán".


Mack es conocido por su feroz postura anti-Chávez. Pero por muy "obsesionado" que pueda parecer con el presidente venezolano, el congresista republicano tiene una influencia en la legislatura debido a su alto rango en el Comité de Relaciones Exteriores. Sus esfuerzos, junto con los de la cabeza de la Comisión de Relaciones Exteriores, el republicano por Florida Ileana Ros-Lehtinen, convencieron a la Casa Blanca para imponer sanciones contra la empresa petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) el pasado 24 de mayo. Mack ha dicho que su único objetivo este año es "coger a Hugo Chávez".

La audiencia del viernes pasado, dedicada por completo a Venezuela, contó con la presencia de altos funcionarios del Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro y la Oficina de Control de Activos Extranjeros. En su testimonio ante el Comité, el Subsecretario Adjunto de Estado para América Latina, Kevin Whitaker, reveló que el gobierno de Obama está "considerando seriamente" clasificar a Venezuela como "Estado terrorista". "No hay ninguna opción que esté fuera de la mesa y el Departamento seguirá estudiando cualquier otra acción que sea necesaria en el futuro", dijo Whitaker.

Las sanciones unilaterales impuestas a PDVSA están en el marco de la Ley de EE.UU. de Sanciones contra Irán, e incluyen la prohibición de celebrar contratos con el gobierno de EEUU, préstamos de los EE.UU. y ciertas licencias y patentes tecnológicas. Sin embargo, esta acción hostil contra Venezuela no tiene ningún impacto económico real contra el país de América del Sur porque ya no tiene acuerdos con el gobierno de EE.UU. o préstamos de los bancos de EEUU. Además, las sanciones no afectan al suministro de petróleo de Venezuela a los EE.UU. o las operaciones de la filial de PDVSA en territorio de los EEUU, CITGO.

Sin embargo, las sanciones han tenido un impacto en las relaciones diplomáticas entre Caracas y Washington, que ya se encontraban en un período de deterioro. Después de las acciones agresivas de este último, el gobierno venezolano declaró que las relaciones con los Estados Unidos están "congeladas".


PELIGROSO HACER NEGOCIOS CON PDVSA

De acuerdo con el Departamento de Estado, las sanciones en contra de PDVSA, mientras que no afectan económicamente al país, "dan un mensaje al mundo de que es peligroso hacer negocios con Venezuela y PDVSA", lo que indica que en un futuro próximo, Washington podría actuar en contra de aquellos que celebrar contratos o convenios con empresas venezolanas.


SANCIONES CONTRA CONVIASA

Los legisladores también exigieron al Departamento de Estado imponer sanciones contra la aerolínea venezolana Conviasa, porque lo que consideran "apoyo al terrorismo", basado en los vuelos entre Caracas, Siria e Irán. Sin una pizca de evidencia, los congresistas afirmaron que el vuelo, que ya no funciona, "transporta materiales radiactivos, armas, drogas y terroristas conocidos de Hezbollah e Irán".

Para apoyar esta peligrosa "acusación", citó a un diario alemán, Die Welt , que había publicado erróneamente días antes que Venezuela e Irán estaba construyendo una base de misiles en el oeste de Venezuela para "atacar a Estados Unidos" en una próxima guerra. En respuesta a esta falta de información, el presidente Hugo Chávez mostró imágenes de una granja de molinos de viento en el mismo lugar donde "las fuentes" indicaron que se encontraba la ficticia base militar iraní.


MÁS SANCIONES

El Congreso también imploró al Departamento de Estado considerar la aplicación de más sanciones contra Venezuela, incluyendo "la prohibición de las importaciones de EE.UU." y "las transacciones en dólares". Representantes de la Casa Blanca, dijeron que a pesar de que está considerando más medidas contra el gobierno de Hugo Chávez, al que consideran "un gobierno enemigo", se debe tener en cuenta el importante suministro de petróleo venezolano, que comprende el 15% de las importaciones de EEUU. Hace apenas unos días, el presidente Barack Obama autorizó la explotación de petróleo en una zona ambientalmente protegida en Alaska, lo que indica que Washington está tratando de asegurar sus necesidades de energía antes de romper la relación con Venezuela.


SANCIONES AL DIA

Además de las sanciones impuestas contra PDVSA en mayo, Washington ya ha tomado medidas agresivas contra el gobierno venezolano. En junio de 2006, los EE.UU. clasificó a Venezuela como un país que "no coopera suficientemente con la lucha contra el terrorismo" y las sanciones impuestas prohiben la venta de armas de EE.UU. a Venezuela, o las de cualquier compañía del mundo con tecnología de EEUU.

Desde 2005, Washington también ha clasificado a Venezuela como un país que no "coopera en la lucha contra el narcotráfico", que debe llevar a una sanción económica contra el país sudamericano. Sin embargo, Washington aclaró que desde que Venezuela no tiene préstamos en los EE.UU., el único apoyo que se podía cortar serían los millones de dólares que otorga anualmente a los grupos de oposición que trabajan para socavar el gobierno de Chávez. Con el fin de evitar la reducción de los fondos, los EEUU incluyeron una excepción a esta sanción, afirmando que "no afectará al apoyo de EEUU a la economía" a favor de las organizaciones en pro de la democracia de la sociedad civil", lo que garantiza el continuo apoyo para la desestabilización de Venezuela.

En 2007, el Departamento del Tesoro sancionó a tres altos funcionarios venezolanos, acusándolos de tener vínculos con el terrorismo y con el tráfico de drogas, a pesar de que las acusaciones carecían de fundamento. Los funcionarios incluyeron al Director de Inteligencia Militar, el general Hugo Carvajal, ex Director de Inteligencia Bolivariana (SEBIN), el general Henry Rangel y el ex ministro del Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín.

Al año siguiente, el Departamento del Tesoro acusó a dos venezolanos de origen sirio, Fawzi Kan'an y Ghazi Nasr al Din, de proporcionar apoyo material al terrorismo sobre la base de supuestos vínculos con Hezbollah, considerado un grupo terrorista por Estados Unidos.

Todo parece indicar que Washington continuará aumentando la agresividad contra Venezuela con futuras sanciones y más intentos de demonizar, aislar y desacreditar a la administración de Chávez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?