sábado, 20 de agosto de 2011

Los toques de queda regresan a grandes ciudades de EEUU


Kansas, en Missouri, impuso un toque de queda en un intento por controlar la violencia juvenil, y se convirtió hoy en la segunda urbe estadounidense que debió este mes aplicar la medida luego de Philadelphia, en Pennsylvania.

En este país tales legislaciones drásticas no se convertían en titulares desde los años 80 del siglo pasado cuando algunos pequeños pueblos del sur tuvieron que lidiar también con un incremento en los grupos pandilleros.
La normativa, aprobada por el Consejo Citadino y el Departamento Policial de Kansas City, estipula que a partir de las nueve de la noche todo menor de 17 años que se atrape deambulando por cinco áreas urbanas específicas será arrestado y pagará 500 dólares de multa.

El alcalde Sly James defendió la reglamentación luego de un incidente ocurrido el fin de semana cuando tres jóvenes fueron heridos por impactos de balas en las cercanías del Country Club Plaza, un conocido sitio de esparcimiento, reseñó el diario Kansas City Star. Sociólogos norteamericanos alertaron sobre una nueva forma de vandalismo que llaman “flash-mob” (turbas instantáneas), donde docenas de personas se ponen de acuerdo a través de medios electrónicos para reunirse repentinamente en un sitio determinado.
En el transcurso de este verano, grandes grupos de jóvenes irrumpieron y en muchas ocasiones robaron “espontáneamente” tiendas, farmacias y gasolineras en Minneapolis, Chicago, Cleveland, New York y Washington, entre otras ciudades. El más reciente caso de “flash-mob” fue ampliamente reportado desde Maryland por la cadena CBS News, la televisora CNN, y otros medios de prensa.

En un video difundido este viernes se aprecia como 28 jóvenes invaden súbitamente una licorería a la 01:36 de la madrugada (hora local), vacían la mayoría de los estantes y se marchan con la mercancía (cervezas, cigarros, dulces) en solo 60 segundos. Patrulleros del condado Montgomery admitieron que se trata de un delito muy difícil de enfrentar sobre todo por la rapidez de la operación y la complejidad a la hora de identificar a los culpables.


La ciudad de Philadelphia, cuna de la Constitución de Estados Unidos, también se vio obligada a decretar hace dos semanas un toque de queda a partir de las nueve de la noche de viernes y sábados para menores de 18 años en los barrios de Center City y University.
“Estos flash-mob se transformaron y los chicos usan los medios de comunicación para reunirse y delinquir. Comenzó como un entretenimiento, pero el asunto ya es grave. Peligro es la palabra urgente”, comentó un forista en el sitio digital de la cadena conservadora ABC News.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?