miércoles, 31 de agosto de 2011

Me rindo ante mis amantes...


Tengo un problema formado
por papel, tinta e imaginación,
se llama LIBRO, ¡y me ha enredado!
sabe que para mí es una adicción.

Veo uno y siento que mi espíritu es llamado,
es cuando empieza a arañarme la tentación,
y entonces susurra mi nombre, en su lomo sentenciado,
puedo sentir su deseo, y el porqué de su intención.

Mis ojos absorben sus palabras ¡vaya pecado!
y a la vez mi piel y mis pupilas sienten la reacción,
luego me zambullo en sus entrañas, con carácter disfrazado,
para portarme salvajemente, abandonándome a la perdición

de percibir un torbellino fuerte y emocionado,
¡puedo notarlo! El libro sabe que no hay condición
cuando me arrastra con sus textos de pergamino estampado,
sabe que puede domarme y envolverme, con sumisión.

No recuerdo nunca, contra ellos, haber luchado,
pues soy débil ante su magia, ¡ante su canción!
Mi ego evoluciona al leer, es dulcemente acribillado
por reflexiones, risas, hechos, ¡y una buena protección

pues un libro es saber, es fantasma envidiado!
Y CONFIESO que soy su amante en cualquier habitación,
me rindo ante su jardín del saber públicamente mostrado,
porque sabe, que para acompañarme, no precisa invitación.


ALBA LOBERA VALLEJO

1 comentario:

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?