lunes, 29 de agosto de 2011

Miles de “indignados” exigen un referendum sobre la reforma de la constitución española


Miles de personas han salido a las calles de una decena de ciudades españolas para secundar una manifestación convocada por el movimiento 15-M contra la reforma de la Constitución pactada por los partidos PP y PSOE y que permitirá introducir un techo de déficit para las administraciones.

En Madrid, entre 3.000 y 5.000 personas, según diversas estimaciones, han partido de la estación de Atocha y se han dirigido hacia la Puerta del Sol exhibiendo pancartas con un ‘No’ rotundo a esta propuesta -que este lunes comienza a tramitarse en el Congreso de los Diputados-.

Dos pancartas lideran la marcha. La del 15-M dice: ‘No a esta reforma de la Constitución. Ni un paso atrás’. Otra pancarta, la de Democracia Real Ya, reclama un referéndum: ‘El pueblo también cuenta. Referéndum ya’.

La mayor parte de los manifestantes llevaban una pequeña pancarta con una sola palabra: ‘No’.

En Barcelona, entre 1.200 y 2.000 personas han participado en una asamblea que ha decidido iniciar una manifestación por las Ramblas .
Precedida por un único vehículo de la Guardia Urbana, la marcha ha seguido adelante liderada por una pancarta que expresaba el motivo central de la protesta: “No a la reforma constitucional”, junto a otra más elaborada “¿Cómo le explicaras a tus hijos que perdiste lo que ganaron tus padres luchando?” o la menos poética pero más efectista: “¡Lladres!”. Frente a cada entidad bancaria y luego en el Palau de la Generalitat, los manifestantes han señalado con el dedo a quienes consideran los “culpables” de esta crisis.

Un centenar de personas se ha congregado frente al Ayuntamiento de Bilbao y unos 200 más en San Sebastián para rechazar una reforma “impuesta desde los mercados, Merkel y Sarkozy”.

El colectivo ha explicado, además, que la medida responde a los deseos de la Europa neoliberal y supondrá “recortes” en los servicios sociales, así como limitar la autogestión presupuestaria de las autonomías.

Unos 300 simpatizantes del movimiento 15-M se han concentrado este domingo en Valencia para protestar en contra de la reforma constitucional. Una marcha que, aseguran, es sólo el “preludio de una serie de movilizaciones que van a realizarse hasta que sea retirada”.

Las mismas consignas se han gritado en Santa Cruz de Tenerife, donde alrededor de un centenar de personas ha respondido al llamamiento de Democracia Real Ya y en Galicia, que han hecho lo propio alrededor de 500 ‘indignados’. Las ciudades de Pontevedra, Vigo y Santiago de Compostela han acogido movilizaciones en las que se leyeron manifiestos y se instó a los políticos a unirse a la petición de consulta a la ciudadanía.

El movimiento 15-M critica la medida pactada por PP y PSOE por su “inusitada urgencia” y por estar redactada “al dictado de los mercados y de los gobiernos conservadores de las potencias europeas”.

“Pretenden, con la excusa de ordenar las finanzas, imponer el beneficio de unos pocos sobre la voluntad de la mayoría. La ministra (Elena) Salgado reconoce que se hace para tranquilizar a los mercados; todavía no ha aprendido que los mercados son insaciables. En cualquier caso es un reconocimiento de sumisión a quien ha provocado esta crisis y pretende salir fortalecido de ella”, añade el movimiento.

Así, el 15-M critica que el Ejecutivo central, “en lugar de embridar a ‘los mercados’ que especulan con la deuda pública en colaboración con las agencias de calificación, da por supuesto que eso no se va a hacer y opta por entregar la pieza entera”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?