viernes, 19 de agosto de 2011

Represión de Internet al estilo Occidental


Los jóvenes manifestantes que deambulaban por las calles de Londres, Manchester y otras ciudades británicas no esperaban ver sus fotos analizadas por enojados usuarios de Internet, dispuestos a identificar a los malhechores. En el período inmediatamente posterior a los disturbios en Londres, muchos ciber-vigilantes se dirigieron a Facebook, Flickr y otros sitios de redes sociales para estudiar las imágenes de la violencia. Algunos miembros interesados ​​en la informática, incluso se ofrecieron para automatizar el proceso mediante el uso de software para comparar rostros de alborotadores con rostros que aparecen en otros lugares de Internet.

Los jóvenes implicados en los disturbios no eran precisamente novatos en la materia. Utilizaron BlackBerry para enviar sus mensajes, evitando las plataformas más visibles, como Facebook y Twitter. Saquearon tiendas que venden productos electrónicos de lujo. El camino es corto, al parecer, de "nativos digitales" a "ladrones digitales."

La tecnología ha equipado bien a todas las partes en esta escaramuza: los alborotadores, los vigilantes, el gobierno e incluso los ciudadanos de a pie dispuestos a ayudar. Sin embargo, les ha dado poder a todos ellos en diferentes grados. A medida que la policía británica, armados con la última tecnología de reconocimiento facial, busca a través de las imágenes capturadas por sus numerosas cámaras de televisión en circuito cerrado y estudia transcripciones de chats y datos de geolocalización, es probable que se identifique a muchos de los culpables.

Los estados autoritarios están observando de cerca estos acontecimientos. Los medios de comunicación estatales de China, por su parte, culpan de los disturbios a la falta de control sobre las redes sociales, al estilo chino. Estos regímenes están ansiosos por ver qué tipo de precedentes se establecen por los gobiernos occidentales que ya están lidiando con estas tecnologías en evolución. Tienen la esperanza de por lo menos poder reivindicar parcialmente sus propias políticas represivas.

Algunos políticos británicos rápidamente han pedido la investigación al fabricante de BlackBerry por el movimiento de suspender su servicio de mensajería para evitar una escalada de los disturbios en Londres. El primer ministro, David Cameron, dijo que el gobierno debería considerar el bloqueo de las redes sociales para la gente que planean la violencia o el desorden.

Después de la reciente masacre en Noruega, muchos políticos europeos expresaron su preocupación por los comentarios anónimos anti-inmigrantes que había en la web incitando el extremismo. Ahora se discuten formas de limitar el anonimato en línea.
¿Internet realmente necesita una revisión de las normas, leyes y tecnologías que le de más control a los gobiernos? Cuando la policía secreta egipcia puede comprar la tecnología occidental que les permite interceptar las llamadas de Skype a los disidentes, no parece probable que las agencias de inteligencia estadounidenses y europeas no tengan medios para escuchar las llamadas, por ejemplo, de un solitario en Noruega.

Tolerar este tipo de propuestas drásticas sólo por los actos de terror recientes nos priva de la capacidad de pensar con claridad. También estamos distraídos por la tendencia universal a imaginar la tecnología como una fuerza liberadora, que nos impide darnos cuenta de que los gobiernos ya tienen más poder del que es sano.

Los retos nacionales planteados por Internet demandan una respuesta mesurada y prudente en Occidente. Líderes en Beijing, Teherán y otros lugares están esperando nuestro paso en falso, lo que les permitiría reclamar una licencia internacional para hacer frente a sus propias protestas. También buscan herramientas y estrategias que puedan mejorar sus propios sistemas de vigilancia digitales.

Después de los violentos disturbios en 2009, las autoridades chinas no tuvieron reparos en cortar el acceso de la región de Xinjiang a Internet durante 10 meses. Sin embargo, seguramente daría la bienvenida a una excusa formal para medidas tan drásticas si Occidente se decide a tomar medidas similares en el tratamiento del problema. Del mismo modo, cualquier plan de los EEUU o Europa para participar en hacer perfiles online, tratando de estudiar el comportamiento para identificar futuros terroristas por sus tweets, sus hábitos de juego o su actividad en las redes sociales, es probable que aumente la ya floreciente industria de la minería de datos. No tomaría mucho tiempo para que tales herramientas encuentren el camino hasta los estados represivos.

Pero algo aún más importante está en juego aquí. Para el resto del mundo, los esfuerzos de las naciones occidentales, y especialmente los EEUU, para promover la democracia en el extranjero a menudo huelen a hipocresía. ¿Cómo podría Occidente dar lecciones, mientras luchan para hacer frente a sus propias contradicciones sociales internas? Otros países podrían vivir con esta hipocresía, siempre y cuando Occidente sea firme en la promoción de sus ideales en el extranjero. Sin embargo, este doble juego es más difícil de mantener en la era de Internet.

En su preocupación por detener no sólo la violencia callejera, sino también los delitos como la piratería comercial y el intercambio de archivos, los políticos occidentales han propuesto nuevas herramientas para examinar el tráfico de Internet y los cambios en la arquitectura básica de Internet para simplificar la vigilancia. Lo que no vemos es que dichas medidas también pueden afectar el destino de los disidentes en lugares como China e Irán. Del mismo modo, el manejo de los políticos europeos del anonimato en Internet influirá en las políticas de sitios como Facebook, que, a su vez, afectarán el comportamiento político de los que utilizan los medios de comunicación social en Oriente Medio.

¿Deberían América y Europa abandonar cualquier pretensión de querer promover la democracia en el extranjero? ¿O deben tratar de encontrar la manera de aumentar la resistencia de sus instituciones políticas en de cara a Internet? Por mucho que nuestros líderes puedan felicitarse por abrazar el potencial revolucionario de las nuevas tecnologías, han mostrado poca evidencia de ser capaces de pensar en ellos de una manera matizada y basada en principios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?