viernes, 30 de septiembre de 2011

Ciudadanos sirios atacan a embajador de EEUU mientras se reunía con la oposición

Un grupo de ciudadanos sirios atacó con piedras, tomates y huevos el vehículo del embajador estadounidense en Damasco, Robert Ford, que se dirigía al despacho de una destacada figura de la oposición.
Una turba que cantaba eslóganes antiestadounidenses intentó entonces irrumpir en el despacho.
Ford se vio atrapado en el edificio durante varias horas hasta que las fuerzas de seguridad sirias le escoltaron de vuelta a la embajada de EEUU.
En los últimos meses, Ford ha desafiado las autoridades sirias, al visitar a quienes se manifiestan en contra del gobierno del presidente Bashar al Assad.

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, pidió el jueves a Siria que tome medidas para proteger a los diplomáticos estadounidenses destacados en el país.
No es la primera vez que se vincula a EEUU con la oposición siria. El pasado mes de julio, los embajadores de Estados Unidos y Francia en Damasco visitaron la ciudad de Hama, centro de las principales protestas contra el Gobierno de Bashar Al Assad.
El embajador estadounidense, Robert Ford, y su colega galo, Eric Chevallier, se desplazaron a la ciudad de Hama y aunque los dos embajadores abandonaron el lugar justo antes de la manifestación, su presencia en la ciudad contribuyó a animar a los manifestantes.
El coqueteo implícito de Estados Unidos con los islamistas sirios tiene el precedente del que tuvo lugar en Afganistán en la década de los ochenta, cuando los neoconservadores de Ronald Reagan impulsaron a los talibanes contra el régimen prosoviético.


Según Wikileaks EEUU financia a la oposición


El Departamento de Estado norteamericano financió en secreto a grupos de oposición sirios, de acuerdo a cables diplomáticos revelados por Wikileaks, reportó el diario The Washington Post.
Los cables mostraron que el Departamento de Estado canalizó un máximo de 6 millones de dólares desde 2006 a un grupo de exiliados sirios para que operaran un canal satelital con base en Londres, Barada TV, y financiara actividades dentro de Siria, sostuvo el periódico.
Barada TV comenzó sus transmisiones en abril de 2009, pero intensificó sus operaciones para cubrir las masivas protestas en Siria iniciadas el mes pasado como parte de una larga campaña para derrocar al presidente Bashar Al-Assad, informó el Washington Post.
El dinero estadounidense para figuras de la oposición siria comenzó a ser enviado durante el mandato del expresidente George W. Bush, después de que las relaciones políticas con Damasco quedaran congeladas en 2005, señaló el diario.

El respaldo financiero continuó bajo el gobierno del presidente Barack Obama, incluso aunque su administración intentó retomar los contactos con Assad, señaló el Washington Post. En enero, la Casa Blanca envió un embajador a Damasco por primera vez en seis años.
El artículo sostuvo que no está claro si Estados Unidos aún está financiando a grupos de oposición sirios, pero los cables indican que los fondos fueron interrumpidos al menos durante septiembre del 2010.
Un levantamiento contra el gobierno de Assad se ha extendido por vastos territorios del país. Grupos de derechos humanos señalan que los disturbios han causado la muerte a más de 200 personas. Las autoridades sirias culpan por la violencia a pandillas armadas.

Los cables previamente divulgados muestran que funcionarios de la embajada estadunidense en Damasco comenzaron a preocuparse en 2009, cuando se enteraron de que agentes de inteligencia sirios estaban poniendo en duda los programas del país del Norte de América, sostuvo el Washington Post.
Un cable de abril de 2009 firmado por un diplomático estadunidense de alto rango en Damasco afirmaba que las autoridades sirias “sin duda consideran que cualquier fondo de Estados Unidos para grupos políticos ilegales equivale a apoyar un cambio de régimen”, aseguró el diario.
“Podría ser productiva una revaluación de los actuales programas respaldados por Estados Unidos que apoyan a facciones anti-gobierno, tanto dentro como fuera de Siria”, afirmaba el cable.
El Washington Post dijo que el Departamento de Estado se negó a hacer comentarios sobre la autenticidad de los cables o a responder preguntas sobre el financiamiento a Barada TV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?