martes, 6 de septiembre de 2011

Defensa prepara la orden de vuelta de los cazas F-18 españoles destinados en Libia. Los medios marítimos y el avión de vigilancia seguirán en la misión

Fuente: El Confidencial Digital
 
Los F-18 destinados en Libia vuelven a España. La orden aún no se ha dado, pero es un plan en firme de la ministra de Defensa y cuenta con el respaldo del Estado Mayor. Los que continuarán en la misión de forma indefinida son los medios marítimos –una fragata y un submarino-.
 
Según ha podido saber El Confidencial Digital, los planes de regreso de los cuatro F-18 destinados en la guerra de Libia ya están listos, a falta sólo de su aprobación y su comunicación a la OTAN.
Los cuatro cazas están destinados en la base italiana de Decimomannu (Cerdeña), en misión de patrulla aérea para evitar que los aviones del régimen -prácticamente extinto- de Gadafi puedan volar. No han participado en ninguna operación de ataque a tierra.
Fuentes militares consultadas por ECD evitan dar fechas concretas para el regreso, aunque precisan que será con “la mayor brevedad posible”. Aseguran, además, que la decisión se tomó en una reunión reciente entre el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor de la Defensa –que dio por bueno el plan-.
Ahora, sólo queda solicitar la autorización de la Alianza Atlántica –que dirige la misión- y organizar toda la logística para su vuelta a Zaragoza.


El resto sigue “indefinidamente”

El resto de los medios militares aportados por España a la misión internacional de la OTAN continuará a las órdenes de la Alianza de forma “indefinida”.
En concreto, los medios marítimos –una fragata y un submarino clase S70-, los aviones de reabastecimiento en vuelo y el avión de vigilancia costera continuarán prestando servicio a la misión.
Según las fuentes militares consultadas, el embargo marítimo aún no se ha levantado y las tareas de vigilancia de la flota española allí desplegada son “imprescindibles” para mantener la seguridad de los civiles libios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?