sábado, 24 de septiembre de 2011

La NASA confirma que el satélite UARS ha caído ya en la Tierra


  • Lo ha confirmado la NASA en su twitter.
  • La agencia espacial ha indicado que "penetró en la atmósfera sobre el océano Pacífico".
  • No se detalla todavía dónde ha caído aunque todo indica que ha sido en Canadá, en la ciudad de Okotoks, al sur de Calgary.
  • Los nuevos satélites caerán de forma controlada.

El Satélite de Investigación de la Alta Atmósfera (UARS) ha entrado en la atmósfera y ha caído en la Tierra, confirmó este sábado la agencia espacial estadounidense (NASA).

En su Twiter, la NASA explicó que el UARS "penetró en la atmósfera sobre el océano Pacífico", aunque "el momento preciso de la entrada y el lugar no se conocen con certeza". Previamente, había informado de que los restos del satélite, que pesa unas seis toneladas, "cayeron en la Tierra entre las 03.23 GMT y las 05.09 GMT".  "El satélite estaba cruzando en dirección este sobre Canadá y África, así como sobre vastas zonas de los océanos Pacífico, Atlántico e Indico durante ese periodo", explicaba.

Según mensajes difundidos en la red social Twitter sin confirmar, algunos restos del satélite habrían caído en el oeste de Canadá, en la ciudad de Okotoks, al sur de Calgary.  El UARS tiene el tamaño de un autobús y pesa más de 5,5 toneladas, aunque la NASA volvió a insistir hoy en que el riesgo para la seguridad de las personas es "muy remoto".

Los científicos calculaban que al menos 26 grandes piezas del artefacto podían soportar las altas temperaturas del reingreso y caerían sobre la Tierra.

La probabilidad de que alguno de los restos del UARS -que pesa 5.675 kilogramos- alcanzara a una persona era muy remota, según la NASA, que la cifra en una entre 3.200. De hecho, la NASA asegura que, desde el comienzo de la era espacial, no se ha confirmado ningún caso en el que haya resultado herida una persona por un objeto espacial durante la maniobra de reingreso en la atmósfera.


 Como la mayoría de los habitantes del mundo sabe, la NASA pronosticó que su descontrolado satélite UARS impactará contra la Tierra durante la tarde-noche de este viernes, y que al menos 26 partes del objeto resistirán el ingreso a la atmósfera, por lo que caerán en algún lugar del planeta.

Lo que llama la atención, es que se ha difundido ampliamente que en caso de encontrarse con alguna de estas piezas, está completamente prohibido tocarlas, debido a motivos que fueron entregados mediante las redes sociales y comunicados de fuentes oficiales.

En su cuenta oficial en Twitter, la agencia espacial norteamericana aclaró que los trozos de satélite no son radiactivos y que el motivo principal para “no tocar nada” es que se trata de cortes de metal afilados.



Twitter NASA

Pero no es la única razón. Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos advirtieron a los habitantes de todo el planeta que en caso de que las piezas cayeran en un sector poblado, las personas no sólo no deben tocarlas, sino que además tienen que dar cuenta del hecho a las autoridades.


Esto se debe a que todos los pedazos del satélite son propiedad del Gobierno de EEUU, por lo tanto, “no pueden venderse a coleccionistas ni a través de Internet”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?