jueves, 22 de septiembre de 2011

Me he perdido en ti

Mis latidos ya no tienen sentido
cuando sé que no puedes oírlos,
mi corazón se desangra dormido
acallando su grito entre paredes de carne

pero hasta Afrodita oye su quejido,
su deseo de convertirte en fuego,
pues tu existencia supera al más fiel marido
tu esencia supera al más fuerte Camposanto.

Con esa mirada mi alma ha salido,
dice que al percibirte se electrifica,
se vuelve loca y mi ego está partido
e intenta experimentar con tu triste ausencia

convirtiéndose así en un espíritu fugitivo
que araña a los muros universales con hielo.
Desesperado, se vende, por estar a ti unido
quiere sentir tu ardiente voltaje, ¡ahora!

Quiero coserme tu deseo más malherido,
en las horas tenebrosas cobijarme en tus caricias,
convertirnos entonces en un mundo fundido,
saciando así nuestras más dulces malicias...

ALBA L. VALLEJO


1 comentario:

  1. Maravilloso Alba! Me encantan tus poemas y este, guau! llena mi mente de pnsamientos.

    Cuidat niña y Sonrie

    ResponderEliminar

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?