sábado, 3 de septiembre de 2011

Millonarios de Alemania también piden que se aumenten sus impuestos

Plegandose a la idea de Warren Buffet, que pidió en una carta pública que el gobierno de USA le aumente los impuestos a él y sus amigos multimillonarios, el "club de los más ricos de Alemania" hace lo propio y pide una nueva tasa que recaíga sobre las mayores fortunas. La sugerencia despierta un interrogante inquietante: si no es para los ricos, como denuncia la izquierda ¿entonces para quién está legislando el sistema político?




Los más ricos de Alemania exigen pagar más impuestos. La petición de una nueva tasa que recaíga sobre las mayores fortunas no es una cosa nueva; a diferencia de Francia y USA, en el país centroeuropeo un grupo de empresarios emitió un manifiesto a favor de gravar con un 5% a aquellos patrimonios que superen el medio millón de euros en 2009. Por entonces solo suscribieron la idea 23 empresarios. No obstante, la iniciativa francesa ha reactivado la alemana, y ahora hasta medio centenar de millonarios están a favor de aumentar su contribución al Estado.

En el documento 'Ricos por una tasa para los ricos', los firmantes aseguran que con su contribución no habría más problemas de déficit. “Es una vergüenza la situación política a la que hemos llegado. Somos los ricos los que pedimos pagar más impuestos, ya que los políticos no hacen su trabajo”, explica Dieter Lehmkuhl, médico retirado e impulsor de la propuesta original, a la televisión alemana Deustche Welle.

La petición de los alemanes, al igual que la de Buffet, despierta un interrogante: ¿entonces para quién está trabajando el sistema político? Es decir: si son los más ricos aquellos que reclaman a los gobiernos que se aumenten sus impuestos para paliar la crisis... ¿por qué el sistema político se resiste a la medida?

Lehmkuhl considera insostenible el modelo de economía alemán, y por ende todos los capitalistas, y advierte que sin tasas especiales para los más ricos no se podrá seguir adelante: “En torno al 70% de la riqueza recae sobre unos pocos ciudadanos y, para colmo, nuestro Gobierno nos ha bajado los impuestos. ¿Cuánto hace que se abolió aquí el impuesto sobre la propiedad? Creo que hace catorce años ”, señala. Fue durante la cancillería de Schröder cuando se rebajó el techo fiscal establecido por Kohl, su predecesor, pasando del 53% al 42%.

Ante todo, los firmantes del documento quieren que la canciller Merkel se replantee toda la política fiscal. "Siempre escuchamos a Merkel hablar de paquetes de recortes, de reducciones en el gasto social para hacer frente a la deuda pública. Nunca escuchamos nada sobre las subidas de impuestos. Sin embargo, los impuestos son una forma de salir de este lío. Esa es nuestra respuesta: la gente rica", argumenta el médico, cuya riqueza personal está cuantificada en 1,3 millones de euros.





 
Ricos, pero no tanto

En Alemania existen cerca de dos millones de personas cuyo patrimonio supera el umbral de los 500.000 euros. "No somos supermillonarios al estilo de Warren Buffet o Lilianne Bettencourt. Somos médicos, maestros, empresarios. En la mayor parte de los casos nuestra riqueza es heredada, pero tenemos más dinero del que necesitamos", confiesa Lehmkuhl a The Guardian.

En el manifiesto se estima que, de entrar en vigor la medida, el Gobierno de Angela Merkel recaudaría alrededor de 150.000 millones de euros anuales, una inyección que sería providencial para los miles de ciudadanos que en el último año han visto amenazada la continuidad de las ayudas sociales: “Las personas de la calle ni pueden ni deben pagar la crisis. Ellos no la han creado ni se han beneficiado del ‘boom’ que la precedió”, concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?