jueves, 15 de septiembre de 2011

Un informe de USA culpa a BP de negligencia por el derrame en el Golfo de México

 Las autoridades estadounidenses difundieron un informe que señala al grupo petrolero British Petroleum (BP) y a varios subcontratistas como Halliburton y Transocean como responsables de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, que provocó una inmensa marea negra en el Golfo de México en 2010.

Un informe de USA culpa a BP de negligencia por el derrame en el Golfo de MéxicoUn informe de las autoridades estadounidenses difundido ayer señala al grupo petrolero British Petroleum (BP) y a varios subcontratistas como Halliburton y Transocean como responsables de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, que provocó una inmensa marea negra en el Golfo de México en 2010.

No obstante, la causa sustantiva del incidente fueron “malas decisiones” de BP en la gestión de su pozo Macondo, por encima de los errores de sus contratistas, asevera el texto de la Guardia Costera y la Oficina de Gestión y Regulación del Océano de USA (Boemre, en inglés).

El naufragio de la plataforma Deepwater Horizon el 22 de abril de 2010 provocó el mayor derrame de petróleo en el mar en USA.

La firma británica saludó las conclusiones del informe publicado tras 17 meses de investigación, al hallar responsabilidad compartida en el accidente en el que se vertieran al mar casi cinco millones de barriles de petróleo, y donde fallecieran 11 personas.

“BP está de acuerdo con la conclusión principal del informe -consistente con otras investigaciones oficiales- que el accidente de Deepwater Horizon fue resultado de múltiples causas, que involucró la participación de varias partes, incluyendo Transocean y Halliburton”.

El informe concluye que “la causa principal del accidente” está relacionada con “un defecto de encofrado de cemento del pozo”, que debería haber impedido que el petróleo y el gas subieran a la superficie.

BP, continúa, tomó una serie de decisiones que complicaron las operaciones de aplicación del cemento, aumentaron los riesgos y pudieron haber contribuido a la falla definitiva de esa aplicación.

Los investigadores acusan además al gigante petrolero británico de haber tratado de ganar tiempo y reducir costos sin considerar las consecuencias.

Pero la indagatoria atribuye también responsabilidad a los equipos en la plataforma, propiedad del grupo suizo Transocean, que continuaron su trabajo pese a los riesgos y señales de problemas.

Aunque BP “debería haber asumido su responsabilidad” sobre el mantenimiento de la plataforma, pese a que estuviera operada por Transocean; sobre el trabajo de cementación, y sobre los requisitos de inspección del sistema de prevención de derrames, cuyo fallo se convirtió en el detonante final del vertido.

Por su parte, el grupo estadounidense Halliburton fue el encargado del encofrado en el fondo del mar. Halliburton había anunciado a inicios de setiembre la presentación de una demanda contra BP, a la que responsabiliza de haberle transmitido informaciones incorrectas antes de la explosión de Deepwater Horizon.

Destaca que poco después de conocerse el informe, las acciones de BP subieron US$ 1.04, a US$ 37.94 en Nueva York.

Tras el incidente en el Golfo de México, el Gobierno de USA impuso una serie de nuevas normas que buscaban prevenir otro desastre.

A causa de la marea negra más de 1.700 kilómetros de zonas pantanosas y playas fueron contaminadas, lo que devino en la muerte de más de seis mil pájaros, según el Consejo estadounidense de defensa de los recursos naturales.

 
Etanol

Entretanto, la petrolera británica BP acaba de comprar la totalidad de las acciones de la firma brasileña de etanol Tropical Bioenergía, cuyo 25 % del capital estaba en manos de Maeda Agroindustrial, uno de los principales productores del país de algodón controlado por el fundador del otrora imperio inmobiliario Astroc Mediterráneo. Maeda se embolsará 35 millones de euros, según han informado fuentes de la compañía, que aportará al negocio principal de Brasil Ecodiesel. BP también adquiere la participación de LDC, propiedad del comerciante Louis Dreyfuss.

Esta última empresa es el mayor grupo agroindustrial de Latinoamérica y del cual Bañuelos es, a través de su patrimonial Veremonte, primer accionista con una posición algo superior al 25% del capital social. La compañía surge de la fusión de Brasil Ecodiesel, que es el primer grupo productor de biodiésel del país, con Vanguarda, uno de los mayores productores agrícolas brasileños con una superficie de cultivo de 330.000 hectáreas de soja, maíz y algodón), extensión que prevé triplicar a lo largo del ejercicio de 2012.

La operación de la multinacional británica sobre Tropical Bioenergía, que deberá ser aprobada por los organismos reguladores de Brasil, "es un paso significativo en la estrategia global de BP con el que demostramos nuestro compromiso con el sector del azúcar y la energía brasileño, que puede producir biocombustibles competitivos de forma sostenible", afirma el vicepresidente de BP Biofuels, Philip New, a través de un comunicado. La petrolera británica pretende alcanzar una capacidad de procesamiento de cinco millones de toneladas de caña de azúcar y 450 millones de litros de etanol equivalente por año.
 
Fuente: urgente24

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?