lunes, 10 de octubre de 2011

Berlusconi propone una amnistía fiscal para aquellos que compren deuda soberana

El Pueblo de la Libertad (PDL), el partido del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se ha dividido en torno a la llamada 'amnistía fiscal', una medida que el Gobierno estudia incluir en un decreto para el desarrollo económico según la cual, pretende perdonar la deuda a los defraudadores si suscriben deuda pública, con el objetivo de financiar el déficit público.
Así, mientras el portavoz del PDL ante el Congreso, Fabrizzio Cicchitto, ha asegurado que "no retirarán" la medida, el subsecretario de Economía, Luigi Casero, ha señalado que el partido considera que "no es necesaria" esta reforma.
 
Además, el gobernador de la región de Lombardía y diputado del PDL, Roberto Formigoni, ha declarado que es más necesaria "una simplificación de los procedimientos" que la amnistía fiscal. Según ha explicado Formigoni, la condonación "no es la solución" para salir de la crisis. El alcalde de Roma, Gianni Alemmano, ha afirmado que una condonación tendría "consecuencias negativas".
Por su parte, el ministro de Defensa y coordinador nacional del PDL, Ignazio La Russa, ha destacado que esta medida es "un antibiótico muy fuerte para un paciente enfermo" y ha subrayado que es necesario "estudiar si las 'contraindicaciones' superan las ventajas" por lo que ha recordado que el Gobierno valorará si no aplicar la condonación de las sanciones fiscales "provoca un mal peor".

Además, esta medida ha provocado el rechazo de los partidos de la oposición y de la presidenta de la asociación de empresarios Confindustria, Elena Marcegaglia, que ha declarado que la condonación fiscal no es una medida "justa" porque "premia a los defraudadores". El líder del partido Italia de los Valores, Antonio Di Pietro, ha destacado que esta medida "sería un nuevo regalo para los deshonestos".
No obstante, no solo esta medida ha provocado la división de la coalición liderada por el partido de Berlusconi. El pasado sábado, el ministro para el Desarrollo Económico, Antonio Claudio Scajola, pidió al secretario general del PDL, Angelino Alfano, "un verdadero cambio" en el partido para "salvar a Italia".
Finalmente, Berlusconi aseguró a sus colaboradores este domingo que está convencido de que "una dirección externa" pretende "aprovechar los malhumores internos" de su partido "para echarle" aunque afirmó que estaba "convencido" de que también "fallarán esta vez".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?