miércoles, 12 de octubre de 2011

EEUU acusa a Irán de planear un Atentado múltiple contra Embajadas



El FBI y la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA, según sus siglas en inglés) aseguran haber desbaratado un complot terrorista de Irán contra funcionarios diplomáticos y embajadas de Israel y Arabia Saudí, tanto en EE. UU. como en Argentina. 

Horas después, el Departamento del Estado alertó a los ciudadanos estadounidenses repartidos por todo el globo sobre posibles ataques terroristas contra intereses de EE.UU.

Según estas agencias, el plan terrorista auspiciado por las autoridades iraníes contemplaba atentar contra el embajador saudí en EE.UU., Adel Al-Jubeir, así como lanzar ataques contra diplomáticos en Washington. Según el FBI y la DEA, que se coordinaron con las autoridades mexicanas para desmantelar complot, éste también preveía atentar contra las embajadas de Arabia Saudí e Israel en EE. UU. y en Buenos Aires.

El fiscal general de EE. UU., Eric Holder, ha declarado que el plan terrorista fue “ideado, patrocinado y dirigido” por las autoridades de Irán, lo que -asegura- supone una flagrante violación de las leyes nacionales e internacionales. Holder añadió que EE. UU. exigirá a Irán responsabilidades judiciales. El caso ya está en manos del juzgado federal de Nueva York.

En el frustrado intento de asesinato del embajador saudí estarían implicados dos ciudadanos estadounidenses de origen iraní: Mansor Arbabsiar, de 56 años, detenido en Nueva York y dirigido al parecer por determinados altos cargos del gobierno de Irán; y Gholam Shakuri, funcionario iraní que se encuentra en territorio iraní. La corte también ha impuesto sanciones económicas a los dos sospechos y a otros dos miembros de las fuerzas de seguridad iraní involucrados en la planificación del atentado contra el embajador.

Ali Akbar Javanfekr, portavoz del presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, dijo que las acusaciones dirigidas a Irán son una invención de EE. UU. con las que las autoridades norteamericanas tratan de distraer a los estadounidenses de sus problemas internos, para que vuelvan la mirada hacia una supuesta amenaza terrorista proveniente del exterior.
 
 

El complot iraní, nuevo argumento de EE. UU. para promover sanciones contra Teherán

EEUU culpó a Irán de “infracciones indignantes” a las normas internacionales de derechos humanos y acusó a altos funcionarios del país islámico de organizar un complot para matar al embajador de Arabia Saudita en Washington.

La Secretaria del Departamento de Estado, Hillary Clinton, aseguró que este escándalo internacional concede a Washington el derecho de exigir el endurecimiento de las sanciones contra Teherán.

“Estos hechos revelados hoy requieren nuevos mecanismos para tratar a Irán”, dijo Clinton, señalando que Washington consultará con sus aliados para "aislar más" a ese país.

EE. UU. emite una alerta mundial de viajes para sus ciudadanos

EE. UU. emitió una alerta mundial de viajes para sus ciudadanos tras el escándalo de un supuesto complot iraní. La advertencia estará vigente hasta el próximo 11 de enero del 2012.

Según la Casa Blanca, el plan de asesinar al embajador saudita apoyado por Irán “indica que hay un foco terrorista más agresivo del gobierno iraní contra diplomáticos de ciertos países para incluir posibles ataques en EE. UU."

Irán se defiende. "Es un escenario prefabricado para desviar la atención de los problemas de EE. UU."

Mientras tanto Teherán negó las acusaciones de su participación en el complot.

El representante permanente de Irán ante la ONU, Muhammad Hazai, calificó estos señalamientos contra su país como una mentira prefabricada por “incendiarios de la guerra” estadounidenses.

El embajador iraní mandó una carta al secretario general de la ONU Ban Ki-Moon, donde expresó su indignación por las acusaciones en contra de su nación.

El diplomático expresó su preocupación porque las acciones de tal tipo podrían “sentar peligrosos precedentes en las relaciones entre los países del Golfo Pérsico”.

Un consejero del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad, Alí Akbar Javanfekr, declaró que se trata de un “escenario prefabricado para desviar la atención de la opinión pública estadounidense de los problemas internos del país".

"El gobierno estadounidense y la CIA (Central de Inteligencia) tienen una larga experiencia en desviar la atención de la opinión pública de los problemas internos de los Estados Unidos. Ahora habrá que esperar a conocer los detalles de este escenario prefabricado para descubrir los verdaderos objetivos de ese gobierno", insistió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?