martes, 4 de octubre de 2011

El 15M marcha en Barcelona contra las detenciones injustificadas de manifestantes

La policía catalana comenzó este lunes a detener a varias personas que se manifestaron frente al Parlamento de Cataluña el pasado 15 de junio para mostrar su rechazo a la aprobación de un conjunto de recortes sociales.
La policía ha imputado a 22 manifestantes acusándolos de “un delito contra las instituciones del Estado” y los ha citado para declarar ante la Audiencia Nacional. 
Además, señalaron que no se descarta que se produzcan más detenciones en las próximas horas, ya que se tienen localizados a través de sus domicilios a por lo menos otros tres imputados.
Según ha informado la policía, las detenciones se producen por orden de la Audiencia Nacional, que investiga los sucesos en el Parlamento catalán del pasado 15 de junio cuando los “indignados” se manifestaron masivamente a las afueras de la institución como medida de rechazo a la inminente aprobación de recortes sociales en los servicios públicos.
 La Audiencia ha iniciado sus investigaciones por si pudieran constituir un delito contra “altos organismos de la nación”, penado con entre tres y cinco años de cárcel.
Tras la identificación, los detenidos tomarán declaración, y recibirán una citación para comparecer ante la Audiencia Nacional y posteriormente quedan en libertad, según precisa la policía en un comuniado.

 

Concentración de protesta


El movimento del 15M a llevado a cabo una concentración de protesta en la Plaza Cataluña de Barcelona y ha criticado en un comunicado las detenciones, que ha calificado de “injustificadas”, “ataque” contra todo el movimiento y de “operación represiva”.
“En vez de atender al extendido malestar ciudadano ante la crisis y los recortes antisociales, los poderes fácticos responden con la represión y la criminalización de la disidencia”, recoge la nota difundida.
Los indignados denuncian que las personas que afrontarán este procedimiento serán acusadas de un delito “contra las instituciones del Estado”, delito que “nunca ha sido aplicado a las múltiples protestas hechas ante diversos parlamentos autónomos, el Congreso de los Diputados o el Senado”.
“Entendemos estas actuaciones no como una acción contra personas específicas -que en todo caso serían chivos expiatorios- sino como un ataque al conjunto del movimiento 15M, que, con un apoyo social muy elevado, encabeza la crítica al actual sistema de representación política y a las medidas económicas de austeridad neoliberales promotoras de segregación y exclusión social”, añade el comunicado.
Según los indignados, el objetivo del Gobierno catalán era “desviar la atención pública de lo que estaba pasando dentro del hemiciclo, donde empezaba el debate sobre unos presupuestos antisociales absolutamente ilegítimos porque no constaban en ningún programa electoral y no pasaron por ningún referéndum vinculante”.
“Reafirmamos, una vez más, nuestro rechazo a las actuaciones judiciales y policiales en curso contra el movimiento, reiteramos nuestro apoyo a las personas encausadas y anunciamos que, lejos de asustarnos por la persecución, el movimiento 15M continuará saliendo a la calle y trabajando para dejar bien claro que no somos mercancías en manos de políticos y banqueros”, concluye el comunicado.
Después de concentrarse a las 19 horas en Plaza Cataluña, los manifestantes se han dirigido hacia la Plaza Sant Jaume portando pancartas con leyendas como ‘Hemos perdido el miedo. Ni recortes ni hostias’.
En su avance hacia el Palau de la Generalitat han marchado tras dos pancartas principales con los lemas ‘Si nos tocan a una, nos tocan a todas’ y ‘Hemos perdido el miedo’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?