sábado, 22 de octubre de 2011

Estudiantes chilenos toman el Congreso y fuerzan un debate sobre el plebiscito educativo

Medio centenar de ciudadanos, la mayoría estudiantes, que ocuparon este jueves el antiguo Congreso en Santiago abandonaron el edificio tras llegar a un acuerdo con parlamentarios opositores para impulsar una reforma constitucional que establezca un plebiscito, momento en el cual fueron detenidos.
Previamente, el Gobierno condenó los hechos, anunció acciones legales por esta toma y criticó al presidente del Senado, el opositor Guido Girardi, por no autorizar el ingreso de los Carabineros para desalojar a los manifestantes.

Entre ellos había numerosos estudiantes, al parecer todos de secundaria, pero también padres, ecologistas y representantes de las minorías sexuales.
Los manifestantes interrumpieron una reunión de la Subcomisión de Presupuestos, comenzaron a golpear las mesas y a gritar consignas, y de inmediato el ministro de Educación, Felipe Bulnes, presente en la sala, decidió abandonar el edificio, momento en que se produjo un breve forcejeo.
Los jóvenes retransmitieron toda la toma a través de Twitter, mientras a las afueras de la sede, en el centro de la capital, se concentró medio millar de personas en apoyo a los manifestantes y se desplegó un amplio contingente policial.
El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, propuso al presidente del Senado, quien de acuerdo con la ley es el responsable del orden público al interior del Congreso, que echara mano de las fuerzas del orden, pero éste se negó.
Finalmente, tras más de cinco horas de ocupación, los manifestantes llegaron a un acuerdo con parlamentarios opositores para que estos impulsen una reforma constitucional urgente para permitir la celebración de plebiscitos vinculantes.
“Hoy día el sistema político imperante no tiene representatividad. Estamos exigiendo que los ciudadanos puedan decidir”, declaró Luis Mariano Rendón, coordinador de Acción Ecológica.
Entre las principales causas de los manifestantes figura la demanda de una educación pública y gratuita y el rechazo a proyectos de energía como HidroAysén, que contempla la construcción de cinco represas en la Patagonia.

El Colegio de Profesores celebró hace tres semanas un plebiscito, aunque no vinculante, en el que participaron 1,5 millones de personas, de los cuales un 88,7 % se mostró favorable a que exista una educación pública, gratuita y de calidad garantizada por el Estado.
Tras ofrecer una rueda de prensa, los manifestantes decidieron abandonar pacíficamente la sede del Congreso, pero a las puertas les esperaba Carabineros, que los metió en carros policiales para trasladarlos a una comisaría.
Al respecto, los parlamentarios opositores denunciaron que se trata de detenciones ilegales y anunciaron que interpondrán un recurso de amparo.
El antiguo edificio del Congreso de Santiago se utiliza para celebrar comisiones parlamentarias u otro tipo de actividades políticas, mientras que la actual sede del Poder Legislativo se encuentra en Valparaíso, a 125 kilómetros de la capital.
Allí se produjo ayer otro hecho similar, cuando un grupo de personas interrumpió una sesión especial en que se analizaba “la forma de asegurar el pleno ejercicio del derecho a manifestarse”, con la presencia del ministro del Interior.
Los manifestantes gritaron consignas contra Hinzpeter, pero en esa ocasión el presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Melero, ordenó a Carabineros que desalojara la sala, lo que concluyó con violentos incidentes y cinco detenidos y motivó la queja de la oposición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?