lunes, 10 de octubre de 2011

La Guardia Civil camufló a agentes de paisano entre el público que acudió al desfile de la patrona para evitar los abucheos al ministro del Interior

El ex ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue el blanco de las iras de los guardias civiles que le abuchearon con fuerza durante el desfile del Día de la Guardia Civil del año pasado. Los pitos le obligaron a interrumpir su discurso en varias ocasiones. Este año, el Ministerio ha tomado medidas nunca vistas.
 
La festividad de la patrona se celebró este domingo en el cuartel de Valdemoro, en Madrid. Allí acudió la plana mayor de Interior. El ministro, Antonio Camacho, quiso que no se repitiera la escena del pasado año, donde Rubalcaba fue fuertemente gritado por los presentes en el acto oficial.
Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes directas, la Guardia Civil colocó a varios agentes de paisano camuflados entre el público asistente. Algunos de estos beneméritos llevaban consigo dispositivos móviles (cámaras de fotos y de vídeo) para poder captar a los posibles alborotadores.
Hubo orden expresa de que el acto al que acudía Camacho era un evento oficial y solemne, por lo que las formas tenían que guardarse de manera escrupulosa.

Estos ‘espías’, explican las fuentes consultadas por ECD, eran miembros de la Unidad de Asuntos Internos, que tenían orden de retratar a quien causara algún tipo de disturbio o alzara la voz.
Además, al acto solo pudieron asistir cuatrocientas personas bajo expresa invitación de la Guardia Civil. Los agentes del instituto armado que desearan acudir debían hacerlo en uniforme, nunca de paisano. Esta norma, explican las fuentes consultadas, es inédita y nunca hasta la fecha se había recibido.
El desfile, por cierto, no se realizó por las calles de Valdemoro. En anteriores ediciones, el público abarroto la vía pública en Valdemoro (2010), Valencia (2009) o Santander (2008).
Un último dato: hubo algún desmayo entre los agentes que participaron ayer en el desfile. Algunos de ellos tuvieron que permanecer hasta dos horas en posición de firmes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?