jueves, 13 de octubre de 2011

Masiva concentración en apoyo al Gobierno de Evo Morales

Miles de campesinos, colonos, mineros y empleados estatales bolivianos dieron este miércoles en una concentración apoyo político al presidente Evo Morales, para contrarrestar así una marcha de indígenas de la Amazonía que está a las puertas de La Paz en rechazó a una carretera en su territorio.
La marcha oficialista avanzó por La Paz, que resultó colapsada, y luego terminó en una concentración en una plaza de la capital, donde se escucharon discursos a favor del gobierno y de Morales.

En la plaza se instaló un podio donde Morales, su vicepresidente, ministros de Estado y dirigentes sindicales escucharon varios discursos de líderes de organizaciones sindicales leales al presidente.
“Vamos a defender el proceso de cambio”, afirmó Juanita Ansiata, dirigente cocalera del trópico de Cochabamba, principal bastión del oficialismo, en referencia a la política de corte estatista e izquierdista que se instauró en Bolivia instauró, tras llegar al poder en enero de 2005.
Apoyar el “proceso de cambio”, que se tradujo en nacionalizaciones de empresas privadas y una fuerte reivindicación del mundo indígena, fue el discurso común de dirigentes de sindicatos agrarios y obreros y autoridades oficiales este miércoles.
“Vamos a defender nuestro estado plurinacional”, afirmó luego el dirigente de los sindicatos mineros Víctor Morales, mientras que otra de las mujeres campesinas, Felipa Huanca, afirmó que “hemos hecho nacer el proceso de cambio y tenemos que cuidarlo”.

Los sindicatos obreros y campesinos han sido puntales del gobierno de Morales, quienes han ratificado su apoyo al gobernante, criticado en las últimas semanas por la represión policial de hace dos semanas contra nativos amazónicos que marchan contra una carretera por una reserva ecológica.
Además, los sectores sociales manifestaron su apoyo a las inéditas elecciones del domingo para nominar por voto popular a 56 autoridades del Poder Judicial, luego de que la oposición convocará a votar nulo, tachando el proceso de irregular y manipulado por el oficialismo.
“Me doy cuenta de que no estoy solo. Alvaro (García, el vicepresidente), ministros, no estamos solos. Ahí está el pueblo que defenderá el proceso de cambio. No es un proceso del Evo, ni del Alvaro, ni del gobierno, es del pueblo”, dijo Morales en su discurso, emocionado y agradecido a sus bases.
“Es el pueblo movilizado para defender la revolución democrática y cultural, una revolución que se hace con votos y con bala”, dijo el mandatario, al señalar que “la concentración demuestra que no hay claudicación del pueblo, ni duda duda en el proceso de cambio”.
Los campesinos estaban ataviados con trajes típicos multicolores (ponchos), mientras los mineros llevaban sus cascos.

La base social del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, llegó llegó a la ciudad de La Paz desde distintos puntos. Explosiones de petardos y fulminante de dinamita acompañaron su paso, asustando a los transeúntes, aunque sin causar daños.
Portaban wiphalas (banderas ajedrezadas indígenas). Los sindicatos identificaban su origen con carteles y algunos de los marchistas sostenían pancartas de apoyo al presidente Morales.
“Jallalla (viva) el proceso de cambio”, “Evo, hermano, el pueblo está a tu lado”, “La derecha no pasará”, eran las consignas más coreadas.
“Los verdaderos indígenas aquí estamos para exigir caminos”, decía una pancarta. Más allá en un cartel se leía “una casa abandonada es botín de pillos” en alusión a la necesidad de sentar presencia en el parque nacional TIPNIS, sujeto hoy a una disputa entre indígenas y el gobierno por un tramo que pretende atravesarlo.
La marcha de los indígenas amazónicos, que ha desnudado serias contradicciones en el gobierno de Morales, tiene previsto llegar a La Paz el martes o miércoles de la próxima semana. Sus líderes aspiran a que el mandatario los reciba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?