jueves, 6 de octubre de 2011

¿Quiere Putin resucitar la URSS?

Vladimir Putin detalló su plan recientemente para construir una Unión Euroasiática, algo que recuerda bastante a la URSS, en el diario Izvestia. Con ello aspira a ser capaz de competir con la Unión Europea y los Estados Unidos.

Putin dijo: "Estamos hablando del modelo de una poderosa unión supranacional capaz de convertirse en uno de los polos del mundo moderno."

Putin cita la "gran herencia de la Unión Soviética" como base para la construcción de una nueva entidad por completo para desafiar al dominio de Europa y América, aunque él afirma que no es el objetivo crear la Unión Soviética.

Él dice que la región "heredó una infraestructura, unas instalaciones de producción especializadas, y un espacio común lingüístico, científico y cultural. Es en nuestro interés común utilizar este recurso para nuestro desarrollo."



Putin dice que mientras que en las naciones de Eurasia "debería haber una mayor integración basada en valores, política y economía", "no se trata de recrear la URSS. Sería ingenuo tratar de restaurar o copiar lo que hubo en el pasado."

Sin embargo, su plan suena sorprendentemente como la URSS y poco de lo que ha revelado el plan demuestra lo contrario, aparte de su insistencia constante en que no es el objetivo  recrear la antigua Unión Soviética.

También se puede ser escéptico respecto a sus afirmaciones dada su declaración de que el colapso de la URSS fue "la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX."
Él dice que no se detendrá simplemente en la creación de una poderosa unión supranacional que podría competir con los polos actuales de la balanza de poder, de hecho "se propone la ambiciosa tarea de llegar a un nuevo nivel de integración con la Unión Euroasiática."

Putin continúa: "Junto con otros actores clave y las estructuras regionales, tales como la Unión Europea, los Estados Unidos, China y la Comunidad Económica Asia-Pacífico, se debe garantizar la estabilidad del desarrollo mundial".

Putin parece tener el objetivo de una relación simbiótica entre su planeada Unión Euroasiática y la Unión Europea, especialmente en lo que respecta a la economía.

Putin dice que, "Una sociedad económicamente sana y equilibrada entre la Unión Euroasiática y la Unión Europea puede cambiar la situación geopolítica y geoeconómica de todo el continente y tener un impacto positivo a nivel mundial."


El apoyo a su declaración es totalmente insuficiente. Aunque suena como una gran idea, sólo tiene que mirar al lento colapso de la zona euro y los problemas de deuda que sacuden a la UE para ver los peligros de recurrir a este tipo de sistemas unificados que quitan la soberanía y la independencia.

Putin afirma que, "La pertenencia a la Unión Euroasiática, además de beneficios económicos directos, permitirá a sus miembros integrarse en Europa más rápidamente y desde una posición mucho más fuerte."

Una vez más sus "beneficios económicos directos" podrían ser viables a corto plazo, pero parece que este tipo de uniones supranacionales no está funcionando de la manera utópica que algunos podrían haber esperado.

El plan de Putin sería eliminar todas las barreras al flujo de capital, el comercio y el movimiento de la mano de obra entre Kazajstán, Bielorrusia y Rusia, aunque eso es sólo el comienzo.

Dijo que la unión supranacional estará abierta a nuevos miembros y que la unión aduanera se ampliará para incluir Kirguistán y Tayikistán.

Putin criticó a Ucrania, que optó por permanecer fuera de la Unión Euroasiática, debido a su enfoque en la integración europea.

Él escribió que era una mala elección de algunos de los vecinos de Rusia integrarse con Europa en lugar de con una unión de Eurasia e incluyó la afirmación de que una Unión Euroasiática ayudaría a una integración más rápida en la UE para disuadir a las naciones de excluirse de su propuesta.

Putin parece creer que la integración regional es la manera de mitigar la crisis económica mundial, a pesar de que la UE está demostrando que no es el caso.

Putin habla sin sentido de la UE igual que del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), y la Cooperación Económica Asia-Pacifico (APEC).


Muchas personas, incluyéndome a mí, no estarían de acuerdo y dirían que muchos de estos grupos han agravado el problema, especialmente en el caso del TLCAN y la UE.

También hay que darse cuenta de que el concepto de "efectos colaterales" es importante en este tipo de uniones, sobre todo la Unión Europea.

Esto permite a los problemas económicos desbordarse hacia los políticos, creando poco a poco el estado dictatorial supranacional que es la Unión Europea, que ha eliminado la soberanía de las naciones europeas en favor de un órgano no-democrático de burócratas irresponsables que toman todas las decisiones importantes.


Si bien el TLCAN y otros acuerdos han de ir todavía tan lejos, uno puede pensar que la "Unión de América del Norte" poco a poco se convertiría en lo mismo que la UE se ha convertido.

Es probable el caso de que la Unión Euroasiática comenzaría como un acuerdo comercial y, eventualmente se convertiría en un órgano de poder que asumiera la soberanía de los estados que participan al igual que la URSS y la Unión Europea.
Esta propuesta se acerca notablemente a la conclusión de 18 años de negociaciones de la Ronda de Doha para el ingreso de Rusia en la Organización Mundial del Comercio.

Putin criticó abiertamente el grupo de comercio mundial diciendo: "El proceso de búsqueda de nuevas crisis después de los modelos de desarrollo mundial está avanzando con dificultad. Por ejemplo, la Ronda de Doha se ha abandonado prácticamente. Hay dificultades objetivas dentro de la OMC."

A partir de ahora, el plan de Putin carece de la sustancia necesaria para ver los beneficios reales y parece que está defendiendo el mismo tipo de integración regional que permita que crisis como la crisis de la deuda en Europa se produzcan.

Me sorprende que incluso los líderes que son vistos como la oposición occidental como Putin y Ahmadinejad propongan políticas globalistas iguales que las que están destruyendo la soberanía e independencia de las naciones del mundo.


Cuando se llega a esto, todos están abrazando la misma cosa, que es la destrucción de la soberanía a favor de un mayor control y planificación centralizada en manos de la élite.

No sé ustedes, pero no voy a tener nada de eso y no importa si líderes supuestamente anti-occidentales lo están diciendo, o si Barack Obama lo está diciendo.

Es todo lo mismo y aún no se ha demostrado eficaz cualquier forma que no sea hacer al rico mas rico y al pobre cada vez mas pobre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?